Mis canciones del año 2018

¡Hola a todos/as! Madre mía, vamos a entrar ya en 2019. Parece que fue hace nada cuando pisábamos 2018 con todas esas ilusiones y esperanzas a cuestas que se llevan cuando entramos en un año nuevo.

Lo cierto es que, si miro hacia atrás parece que no he andado mucho en mi particular camino, pero a veces hay que ponerse la gafas de ver de cerca para darse cuenta de que, no es necesario alcanzar grandes cosas para caminar, que se puede caminar lento pero, aun así, seguir caminando.

Empezaba el año con la vista puesta en las oposiciones a educación primaria que podían darme ese trabajo que tanto ansío desde hace años, prueba que no me dio una plaza pero de la que extraigo excelentes conclusiones y resultados personales.

También lo empezaba con la esperanza de conseguir publicar alguna de mis novelas y ahí siguen, en el cajón de las cosas para hacer. He conseguido el sí de dos editoriales pero sus propuestas no me llegan a convencer, así que he preferido no hacer las cosas a hacerlas de mala manera. Seguiremos luchando.

Tuve, junto a un amigo, mi propio programa de radio, un sueño que tenía desde pequeño, un bonito proyecto en el que aprendí mucho y en el que conocí a gente realmente fantástica. Un gusanillo que se ha quedado ahí y que espero poder volver a despertar algún día.

A pesar de las oposiciones, ha sido un muy buen año en cuanto a la escritura, sobre todo musical. He creado canciones que me encantan y que me animan a querer seguir aprendiendo guitarra, a seguir creando. Canciones que he empezado a subir a mi canal de Youtube y espero seguir subiendo.

Y por último, no me puedo olvidar mi viaje a Viena, porque sí, porque viajar es muy importante para mí, ya sea a 300 o a 3000km, porque me encanta descubrir mundos nuevos y otras culturas, descubrir esos lugares que han formado parte de la historia y otros tantos que para muchos son historia, porque me hace crecer y ser mejor persona, porque son experiencias que si, además, las recorres con grandes personas, se hacen inolvidables.

Bueno, y después de este rollazo con mis miserias y éxitos del año, doy paso, sin más dilación a mis canciones del año. Debo avisar que el orden de las mismas no tiene ningún por qué y que la mayoría de canciones no representan solo a la canción en sí, sino al grupo que la interpreta.

From now on – The Greatest Showman

A principios de año fui al cine a ver esta película de Hugh Jackman y, automáticamente, se convirtió en una de mis películas favoritas del año, más que por la película en si, por sus canciones. Salí del cine cantándolas y me pasé semanas con su banda sonora reproduciéndose en mi Spotify, consciente de que, con el paso de los años, iba a formar parte del imaginario colectivo musical de la historia del cine, tal y como han hecho otras bandas sonoras recientes como Moulin Rouge o Chicago. De todas las canciones me quedo con este From now on, un tema con una intensidad increible que habla de renacer, de darse cuenta de quién ha estado ahí en los momentos importantes, de quién nunca nos ha abandonado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La cerveza – Los flacos (Lena Carrilero y Fran Mariscal)

He de decir que no recuerdo ahora mismo cómo descubrí este temazo. Sé que lo hice en youtube, con el vídeo que tenéis más abajo, pero no sé cómo llegué a él. Sea como sea, este tema tiene un rollazo descomunal y, personalmente, viéndolos simplemente  guitarra y voz, me devuelve a mis años estudiando en Almería en los que me pasaba el día componiendo canciones y los jueves de concierto en salas. Escuchar a este dueto me ha llevado a lo largo del año a descubrir a otros pedazo de artistas que ahora escucho regularmente como El Kanka, El niño de la hipoteca o Muerdo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Solar

Como he dicho en la intro, este año tuve la oportunidad de presentar un programa de radio, por la cual cosa tuve la oportunidad de entrevistar a un montón de artistas y gente interesantísima. En uno de los programas entrevistamos al grupo Solar, banda con la que mi compi de programa y yo aprendimos muchísimo y a la que desconocía por completo y que, puedo decir, ha sido mi descubrimiento del año. Las canciones de Solar tienen mucha magia y te invitan a cerrar los ojos y llenarse de melancolía. Si queréis más sobre ellos, no puedo más que recomendaros la entrada sobre la canción que tenéis más abajo, ese Días de Gloria que nos lleva a la infancia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pren el moment – Els Catarres

Els Catarres siempre han sido uno de mis grupos en catalán predilectos. Los conocía cuando apenas llenaban recintos con 50 personas y ahora es uno de los grupos más escuchados en los países catalanes. He de reconocer que a su penúltimo disco, Big Bang, no le encontré el gancho más que a un par de canciones, pero este 2018 sacaron Tots els meus principis, su último disco, y me volvieron a encandilar con un ritmo más eléctrico y explosivo que al que nos tenían acostumbrados, así que ha vuelto a convertirse en uno de mis grupos que cantan en catalán favoritos junto a Blaumut, Manel, Txarango o Els amics de les arts. Os dejo un temazo llamado Pren el moment, una canción que nos lleva a vivir el momento, a bailar y cantar a pleno pulmón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Million Reasons – Lady Gaga

¿Qué decir de Lady Gaga que no se haya dicho nada? No lo sé, la verdad. Lo cierto es que no es una artista que yo escuche constantemente porque tiene canciones más “discotequeras” que otra cosa, pero no por ello tengo que dejar de reconocer que es una de las voces más espectaculares que existen en el panorama musical actual y que solo con su presencia es capaz de llenar un escenario. Existen ciertas canciones de ella que me encantan y esta es una de ellas, magia en estado puro, estremecimiento en la piel y lágrimas en las pupilas. Tengo la costumbre de escucharla a todo volumen y cada vez que lo hago me deja totalmente noqueado, y este año lo he hecho más que nunca. Os dejo una versión en directo para que aprecéis aún mejor si cabe lo fantástica que es.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sargento de hierro – Morgan

Este 2018 ha sido el año en el que de verdad me he enganchado de verdad a Morgan. Los conozco desde hace un par de años, desde que sacaron su primer álbum, North, pero me había quedado solo con un par de canciones y no había indagado más en ellas. Pero este año, a raíz del lanzamiento de su segundo largo, Air, los he ido escuchando más y más. La voz de su cantante, Nina, te llega totalmente al alma y el grupo en si te envuelve en una aurea melancólica, además de, en muchos temas, llevarte a los inicios del rock más puro de los años 60. Una verdadera bocanada de aire fresco para el pop-rock de nuestro país, totalmente diferente a lo que se está  haciendo recientemente tanto en el mundo mainstream como en el alternativo.

 

 

 

 

 

 

Mess is mine – Vance Joy

Este año 2018 he escuchado bastante pop rock en inglés. He puesto en la lista a Vance Joy como representación pero podría haber puesto perfectamente a Bastille, Mumford & Sons, Kodaline, Band of Horses o The Lumminers, grupos que se pueden enmarcar dentro de un mismo estilo y que, a decir verdad, me transmiten grandes dosis de vitalidad, épica y energía. Canciones perfectas para transportarte con la música a otro ambiente, para llenar de color hasta los días más oscuros.

 

 

 

 

Cartas de navegación – Shinova

Shinova es uno de mis grupos del momento, y en 2018, con su último disco Cartas de navegación, lo he confirmado. Los descubrí allá por 2016, gracias a que Spotify incluyó su temazo Volver en una de sus listas. Estuve un tiempo escuchando solo esa canción y cuando me decidí a escuchar el resto de sus canciones ya no me pude desenganchar. Shinova son épica, vitalidad, energía, sonoridad en sus canciones. Su penúltimo disco, Volver, me gustó tanto que incluso me lo compré, así que cuando este año salió Cartas de navegación, su nuevo disco, me lancé rápidamente a escucharlo. He de confesar que tardé bastante en pillarle el punto, pero ya se sabe que la música son momentos y siempre hay que dar segundas oportunidades. Mereció la pena. Cartas de navegación es, actualmente, uno de mis discos favoritos y lo escucho día tras día. Lo único que me queda es verlos en directo, lo cual estoy deseando hacer este próximo 2019.

 

Aún respira – Nunatak

Con Nunatak me pasa algo parecido a Shinova. Según Spotify, es el grupo al que más he escuchado este año y, probablemente, sea verdad. Descubrí a este grupo hace un par de años, cuando un amigo me recomendó su temazo La primera luz, un temazo de su disco Nunatak y el pulso infinito lleno de intensidad y épica. De primeras no me impactó mucho ni la canción ni el grupo pero poco a poco le fui cogiendo el gusto. Ha sido este 2018, con el lanzamiento de su último disco, Nunatak y el tiempo de los valientes, cuando definitivamente se han hecho conmigo. Lo encuentro un disco casi redondo, con canciones repletas de fuerza, magia y energía que te dan un revés desde el primer momento en que las escuchas. Al igual que me pasa con Shinova, lo único que me queda con Nunatak es verlos en directo, cosa que estoy deseando hacer.

Consejo de sabios – Vetusta Morla

Bien. Hace casi diez años que conozco a Vetusta Morla y casi diez son los años que he tardado en verlos en directo, cosa que, al fin, ha sucedido este 2018, en el que puedo definir mi concierto del año. Llevaba tiempo buscando fecha y lugar para asistir a uno de sus conciertos pero por unas cosas o por otras, lo había ido postergando. Cuando una amiga y yo vimos que el grupo actuaba casi al lado de casa no lo dudamos, nos lanzamos a comprar las entradas y esperamos. Y mereció la pena. El concierto fue un continuo sinfin de emociones, intensidad, fuerza. Me pasé las dos horas con los vellos de punta y un nudo en la garganta, Pucho y los suyos hicieron magia y las lágrimas estuvieron al borde de salir en canciones como Los días raros, Copenhague o esta que os traigo. Fue un concierto más de piel que de oído, de esos que se recuerdan toda la vida. Respecto a esta canción, poco más os puedo decir que lo que ya dije en la Mi canción de hoy que le dedique, así que os invito a que la leáis aquí.

Bonus track

Tal y como hice en Mis canciones del año 2015 voy a sacar a la luz de forma totalmente aleatoria 10 canciones que tenga en el movil, de manera que no hay trampa ni cartón ni postureo a la hora de mostraros la música que escucho. Le doy al aleatorio y las diez primeras canciones que salen son…

Romper el cielo – Nunatak

Arte moderno – Izal

Correfoc – Zoo

Bella’s Lullaby – Twilight Soundtrack

Fuego cruzado – Solar

Maldita dulzura – Vetusta Morla

La vida sigue igual – Julio Iglesias

Agua – Jarabe de palo

Desastre – Full

Corazón de mimbre – Marea

Bien, la verdad es que no me puedo quejar de lo que ha salido, ni siquiera de ese La vida sigue igual, pues, al final, también hay que valorar la buena música que se ha hecho en este país los últimos 50 años.

Con esto me despido. Espero, con total sinceridad, que este próximo 2019 os traiga un montón de felicidad, que sigáis construyendo vuestro camino, que no paréis, que, aunque la piedra sea pequeña, todo cuenta y todo vale. Espero que leáis mucho, que escuchéis mucha y buena música y que me lo contéis, aquí espero estar yo leyendo lo que me contéis.

¡Feliz año nuevo!

 

 

Días de gloria – Solar (Mi canción de la semana XVI)

¡Hola a todos/as! Espero que os esté yendo genial este inicio de curso, muchas veces se hace cuesta arriba volver de las vacaciones, de los meses de sol, del descanso, pero creo que al final los meses de trabajo son los que hacen que ordenemos nuestra mente, nuestras ideas, y nos sintamos productivos. La vida sería muy aburrida en un eterno descanso. Yo, por mi parte, tenía ganas de volver a la rutina. Después de todo un año estudiando para el examen de oposiciones, quería volver a crear, a aprovechar cada día, dejar de sentir que cada día era el mismo.

El otro día estaba pensando en qué canciones podía traer a esta sección y enseguida me vino a la mente esta. Probablemente desconoceréis el grupo pero ha sido uno de mis descubrimientos del año. Resulta que por abril me surgió la posibilidad de hacer un programa de radio junto a un amigo. En él, además de comentar noticias de actualidad, entrevistamos a gente de distintos ámbitos, normalmente relacionados con la música. A mí se me ocurrió entrevistar a Mark Dasousa, productor de grupos como Zoo, Smoking Souls o Pupil·les. Buscando información sobre él, descubrí que tenía un grupo llamado Solar, así que empecé a escuchar sus canciones y resulta que me encantaron.

Solar combina a la perfección el misticismo y la melancolía, la magia y el oscurantismo, SolarBNplayacon unas letras que hablan de la vida, que nos analizan como si fuésemos nosotros mismos sus creadores, sin grandes abalorios, con sencillez, pero siempre exactas. Esta canción en concreto, Días de gloria, me gusta más por lo que dice que por el cómo lo dice, aunque la conjunción de ambas cosas sea perfecta.

Días de gloria nos lleva a la infancia, esa época de la vida en la que nos creemos grandes y nos imaginamos una vida próspera y feliz, en la que somos verdaderamente libres y es prácticamente imposible romper nuestros sueños. Probablemente todos/as recordamos la infancia como algo idílico, como una etapa en la que no se necesitan grandes cosas para ser feliz, solo tú y tu imaginación.

Durante la primera parte de la canción se nos deja claro el contrapunto entre esa infancia de ensueño y el paso a la adultez, esos momentos en los que empiezan a complicarse las cosas y empezamos a tener que cargar con el peso de la vida, con las responsabilidades, con los golpes y piedras que, poco a poco, ésta te va poniendo en el camino. Porque sí, ser adulto es maravilloso y llega un momento en que necesitamos cambiar y dar pasos hacia adelante pero no me podréis negar que hay instantes en que deseamos volver a ser pequeños y no tener que cargar mochilas o tomar decisiones, a veces, demasiado duras. Podemos ver esto en ese primer “Tuvimos en las manos la victoria y se esfumó”, o “rozábamos la gloria cuando todo se rompió”, también en ese “La suerte acompañó en un tramo pero eso no bastó”.

La segunda parte es incluso aún más derrotista, nos habla de los sueños de grandeza que tenemos cuando somos niños/as, los seremos x, haremos x, los, quizá, imposibles. Porque probablemente no eres ni has hecho todo lo que querías ser y hacer cuando eras pequeño/a, probablemente no has hecho lo que querías hacer incluso hace 5 años.

Probablemente, en algún momento de nuestra vida, hemos volado demasiado cerca del Sol, probablemente imaginamos cosas demasiado grandes, metas casi imposibles.

Solar_2-11.jpgDejando atrás el discurso derrotista y melancólico de la canción, creo que la clave somos nosotros/as mismos/as, creo que la clave de todo esto está en cómo somos capaces de afrontar y adaptarnos a los cambios que vamos viviendo a lo largo de nuestra vida. Sí, quizá la infancia era genial y en la vida adulta hay demasiadas mochilas. Sí, quizá a veces nos creamos objetivos y construimos sueños imposibles de alcanzar. Pero todo ello no puede llevarnos a la desesperación, no podemos quedarnos pensando en lo que hubiera podido ser y no fue, sino adaptarnos y llegar a ser lo máximo que podamos ser. No me gustan los mensajes Mr Wonderful en los que todo es maravilloso y la vida un arco iris, pero sí que es cierto que debemos intentar crear la mejor vida posible aunque no sea aquello que siempre hemos soñado, intentar buscar otros caminos distintos.

Porque tratar de vivir en el futuro que nos habíamos imaginado, la mayoría de veces nos lleva a la frustración.

Solar tiene cuatro álbumes de estudio: Viaje en el tiempo, Ignición, Metrópolis y La resistencia, habiendo en ellos una clara evolución desde la electrónica y la mística hasta el indie-rock al que estamos acostumbrados escuchar a grupos como Dorian, Second o Love of Lesbian, temas más fáciles de asimilar y desentrañar. El disco que os recomiendo para empezar es La resistencia, un álbum completísimo en el que destacan canciones como Año nuevo, Conectados o Fuego cruzado, temas con los que cerrar los ojos y abandonarse a un estado de ensoñación y melancolía indescriptible. Os dejo por aquí los enlaces a los álbumes en Spotify y Youtube, pues son algo difíciles de encontrar poniendo el nombre del grupo en el buscador, siendo ésta, quizá, una de las razones por las que el grupo es tan poco conocido. Muchas veces me da rabia que un grupo que me gusta no sea más escuchado pero en este caso me produce más rabia aún, pues considero que son brillantes.

Aprovecho para dejaros por aquí la entrevista que hicimos a María y Mark, las dos voces del grupo. Una entrevista recomendadísima por lo constructiva que fue y por la cantidad de sabiduría musical que nos aportaron tanto a mi amigo como a mí y, espero, a los oyentes que nos escucharon.

Y con esto me despido, espero que os animéis a descubrirles y que os esté yendo genial en este inicio de curso. Ya sabéis que podéis recomendarme vuestras canciones favoritas para que las comente en este rinconcito, así que os animo a comentar.

¡Saludos!


Solar es una banda española de indie rock establecida en Ondara, Alicante, formada por Mark Dasousa, María Bas, Robert Bisquert, Santi Buigues y Carlos Morales. En 2010 publicaron su primer álbum de estudio, Viaje en el tiempo. Tres años más tarde, en 2013, publicaron Ignición. En 2016 nos llegó su tercer largo, Metrópolis. En 2018 publicaron su, hasta ahora, último álbum, La resistencia.


Tuvimos en la manos la victoria y se esfumó / rozábamos la gloria cuando todo se rompió / Hicimos todo lo imposible en cada gesto, en cada acción / La suerte acompañó en un tramo pero eso no bastó.

Teníamos sueños dorados hacinados en un cajón / Bajo los árboles del lago construimos nuestra nación, toda una nación.

Jamás tuvimos nada y eso nunca nos frenó / Hicieron falta un par de alas como al joven Ícaro.

Lanzados hacia lo imposible como flechas hacia el sol / La suerte acompañó en un tramo pero eso no bastó.

Fuimos agotando los recursos, con los años el discurso en nuestra mente no cambió /  Íbamos en busca de emociones aprendiendo las lecciones construyendo una nación / Impulsados hacia lo imposible flechas en caída libre dirigidas hacia el Sol / Fuimos libres, fuimos inmortales, atraídos como imanes hasta que todo cambió. Todo cambió.