Favoritos de mayo

¡Hola a todos/as! Empiezo hoy sección. Me apetecía compartir con vosotros/as todas aquellas cosas que me entusiasman cada mes y, sobretodo, que este tipo de entradas se convierta en un espacio para compartir gustos y recomendaciones, así que espero leer las vuestras también.

¡Vamos con ello!


Libro: Cosas que escribiste sobre el fuego – Clara Cortés

Una amiga me recomendó a Clara porque, en principio, se asemejaba mucho a mi estilo de escritura y al tipo de novelas que me suelen gustar en general.

Y no pudo acertar más. 51ar85XdQ0L

Me adentré enseguida en la novela y el estilo de la autora me enganchó. Clara Cortés cuenta las cosas de manera que atrapan, con una prosa preciosa que te anima a seguir leyendo incluso en los momentos en que no sucede nada.

Soy mucho de novelas de personajes. A pesar de que a muchas personas no les convencen, a mí me encanta ver lo que les sucede sin ser necesario que pasen cosas todo el tiempo. Me gusta ver su psicología y su forma de pensar, los sentimientos y todo lo que les envuelve, me parece que eso es incluso más difícil de narrar que una escena de acción, no es fácil meterse de lleno en la psiqué de un personaje, sentir empatía por él.

En Cosas que escribiste sobre el fuego, tenemos a María e Ignasi, dos muchachos que se van conociendo a lo largo de las páginas del libro. Así, poco a poco vamos observando su personalidad, todas sus profundidades, el por qué son así y el hacia dónde van.

Me encanta la tristeza y melancolía que envuelve a la novela, su dureza, su crudeza. Nos muestra que la vida, al fin y al cabo, no es una paseo de color rosa y que en ella encontramos muchísimos grises y matices. Si queréis una novela que te deje con las emociones a flor de piel, no podéis dejar de leerla.

Cómprala aquí


Película: El gigante de hierro

Cuando nos referimos a animación infantil, y más de los años 90, siempre nos referimos a las mismas: El rey León, La bella y la bestia, Aladdín… Pero existen por ahí ciertas películas que no tienen nada que envidiar a estas pero no suelen estar en el imaginario colectivo.

El gigante de hierro forma parte de ellas. Llevaba tiempo queriendo verla,  y no me ha20140980 defraudado. La historia habla de Hogarth,  un niño que se encuentra un gigante de hierro en el bosque y pronto descubre que es más amigable de lo que parece. A lo largo de la película se nos muestra la amistad y las aventuras que van viviendo y la historia no puede dejarte con el corazón más calentito.

La película es preciosa y hay momentos en que no puedes entender cómo un trozo de metal puede producirte tanta empatía y que desees que todo le vaya bien. Podría decir lo típico de que es una historia perfecta para que los niños valoren la amistad, pero creo que el mensaje debería ser válido también para los adultos. Y es que a veces, con el paso del tiempo, se nos olvidan ciertas cosas que harían de este mundo un pelín mejor.

Además de ser muy emotiva, la película está muy bien hecha en cuanto al dibujo se refiere. Con el paso del tiempo, las películas hechas a ordenador han mejorado muchísimo, pero siempre he pensado que no hay nada mejor que un dibujo hecho a lápiz y papel, creo que todo queda mucho más bonito y con muchos más matices. Lástima que ni siquiera se combine este tipo de cine con el hecho a ordenador.

Mírala aquí


Serie/Documental: The Last Dance

No soy mucho de Baloncesto, he de reconocerlo. Apenas veo algún partido al año y solo me emociona si juega la selección española en algún campeonato importante. Pero sí me interesan mucho los mitos de cualquier deporte, y no se puede negar que Michael Jordan es el mito del baloncesto por excelencia.

Este documental hace un recorrido por toda su carrera y todo aquello que la envolvió,the-last-dance-chicago-bulls-michael-jordan desde las circunstancias personales (por ejemplo es muy interesante ver el desgaste mental que supone ser Michael, en cuanto a que no tenía apenas privacidad y su juego y movimientos personales se analizaban al dedillo, como a cualquier famoso, en realidad) hasta todo lo que rodeó a los Chicago Bulls en general (compañeros, entrenadores, trabajadores…) los compañeros que formaron equipo con él.

Como a mí me ha pasado, creo que The Last Dance puede apasionar tanto a los amantes del baloncesto como a los que no. Al final, habla de muchísimos aspectos relacionados con la vida y, además, creo que no se puede desligar la cultura de los años 90 de Michael Jordan. Está bien para entender muchas cosas de nuestra sociedad en general.

Míralo aquí


Grupo de música: Smoking souls

Para este punto de la sección he decidido, simplemente, buscar cuál ha sido el artista más escuchado en mi Spotify durante el mes.

En esta ocasión ha salido la banda de rock valenciana. Algún día tengo que hacer un “Mi canción de la semana” de este grupo, pues es uno de mis favoritos. Smoking Souls tiene una fuerza tremenda y es imposible no ponerse a cantar y cabecear al son de sus ritmos. Me dan un montón de vitalidad y los escucho prácticamente todos los días.

Este grupo ha ido poco a poco conquistándome. Los descubrí hace cinco o seis añossmoking-600x350 porque siempre actuaban en conciertos en los que participan otros grupos que me gustaban más, pero ellos no me llamaban mucho la atención. Fue con su disco Cendra i or cuando me conquistaron. Dieron el salto de un rock más duro a uno algo más ligero, acorde con mis gustos y pronto se convirtió en uno de mis grupos favoritos. Con su último disco, Translúcid, ya me han llegado del todo y creo que es el mejor grupo de todo el panorama valenciano.

Además, con ellos fue el último concierto al que tuve oportunidad de asistir antes de que el coronavirus llegara a nuestras vidas, así que no podía haber mejor grupo musical para inaugurar esta sección. Tienen una fuerza brutal en el directo y es una oportunidad perfecta para llenarte de adrenalina y buen rollo, no dejéis de verlos.

Escúchalos aquí


Podcast: Todopoderosos

Todopoderosos es mi podcast favorito. Para quien no lo conozca, es como si tú y tus amigos os sentarais en el salón de vuestra casa y os pusiérais a divagar sobre un tema concreto, sobre todo relacionados con el cine y la cultura audiovisual en general.

A lo largo de sus emisiones han tocado a Disney, Harry Potter, Pixar, Martin Scorsese,1519637126_588528_1519638334_noticia_normal Chaplin o el Estudio Ghibli, y lo hacen de forma tan apasionada y entretenida que me pasaría horas escuchándolos.

Y es que el secreto de Todopoderos es la conjunción entre conocimiento y entretenimiento. Los locutores (Arturo González Campos, Juan Gómez-Jurado, Rodrigo Cortés y Javier Cansado) saben de lo que hablan y hacen un recorrido exhaustivo analizando el tema, pero también aportan toques de humor y hay tanta confianza y compadreo entre ellos que se llevan en volandas unos a otros.

Escúchalo aquí


Y con esto acabo. Debo decir que las secciones no serán fijas, supongo que no todos los meses habrá una peli o serie que me encante y tal vez os quiera contar mi receta favorita, por ejemplo.

Como digo, espero que este sitio se convierta en un espacio de intercambio de recomendaciones y me contéis también las cositas que os han gustado este mes, que siempre me gusta descubrir.

¡Nos leemos!

La chica de las mariposas

MARIPOSAS-cubierta-finalOs presento mi primera novela: La chica de las mariposas.

Sinopsis

Vic se muda a Madrid dispuesto a ser feliz haciendo lo que realmente le gusta, el único modo en el que cree que se debe vivir.

Ara coge cada noche su guitarra y canta sus canciones de concierto en concierto; la música lo es todo para ella y solo se entiende a sí misma cuando suenan unos acordes.

De Logroño o de su pasado, ambos buscan huir.

La vida puede ser un ascenso infinito y una caída libre, dos personas que conectan sin querer o un remedio inesperado a lo inevitable.

La vida puede ser un «para siempre» o solamente «1996».


Mi primera novela publicada, qué fácil es escribirlo y qué difícil ha sido llegar hasta aquí. Quien lleve por este blog un tiempo, sabrá que uno de mis sueños desde hace años ha sido el de publicar una novela. Llevo escribiendo novelas (o intento de novelas) desde los quince años. Empecé con una historieta horriblemente escrita sobre un vampiro que quería conquistar el mundo en la cual no había imaginación ninguna. La historia imitaba una novela sobre zombies que había leído en el instituto, los nombres de los personajes eran de personas de mi alrededor y la corrección gramatical y ortográfica brillaba por su ausencia..

Pero por algo se empieza. Descubrí que aquello me gustaba y me entretenía muchísimo. Coincidió con la época en que me bebía los libros de Harry Potter y la literatura me empezaba a gustar, así que poco a poco fui mejorando y mi campo de visión se fue ampliando.

Han pasado doce años y en medio hay 4 novelas más. Y diréis: ¿dónde están? En un rincón olvidado de mi ordenador, por supuesto. Las novelas que he escrito a lo largo de estos años me han servido para mejorar muchísimo, pero soy consciente de que no son buenas o, al menos, no tienen el estándar de cálidad que yo mismo me quiero imponer para que vean la luz. No quiero publicar cualquier cosa porque el fin no es publicar en sí, el fin es crear algo que, primero, me emocione a mí y, luego, emocione a los demás, que un producto que lleva mi nombre sea de calidad, al menos bajo mi punto de vista.

¿Cómo sucedió?

La chica de las mariposas es la primera novela con la que acabé totalmente satisfecho y con la que, por fin, me vi con fuerzas para intentar publicarla. La veía como el final del camino de todos los años que había dedicado a este blog, de todo lo que me había dejado en él. Las demás novelas eran yo contando cosas, narrando. Esta soy yo exprimiéndome al máximo. Quizá por eso tardé tres años en escribirla. Por eso o por que siempre voy con mil cosas a la vez.

La envié a varias editoriales y ni siquiera recibí un “no” por respuesta, cosa que dice mucho más de ellas que de mi novela. Me parecía un desperdicio que no fuera a publicarse, pues me creía que era lo mejor que había escrito nunca y que realmente merecía la pena que la gente la leyese, pero mi ánimo y las posibilidades que tenía de hacerlo iban remitiendo.

Y entonces pasó. Estaba con unos amigos de viaje en Viena y uno me pasó un tweet en el que una chica (la que sería mi editora) buscaba gente a la que le gustara escribir. ¿Qué podía perder? Nada, claro, así que me interesé y resultó ser una nueva editorial que buscaba novelas que publicar.

He de decir que, vistos mis resultados anteriores, envié la novela más por inercia que por esperanza. Al final, el vacío que me habían hecho las otras editoriales iba dejando huella en mi ánimo y ya estaba pensando más en qué iba a ser lo siguiente que iba a escribir que en seguir enviando el manuscrito a alguna parte.

Y pasó. EL MAIL, en mayúsculas, diciéndome que la novela había gustado y que estaban interesados en publicarlo. Suspiro, suspiro, corazón a mil, grito ahogado y… cautela. Antes he mentido, hubo editoriales que sí me contestaron para decirme que les interesaba mi novela, pero cuál era mi sorpresa cuando me decían que tenía que pagar yo por imprimir los ejemplares, distribución o publicidad de la misma o que ni siquiera iban a corregirla. Pocas cosas me enfurecían tanto, porque si tanto confiaban en mi novela, si tanto les había gustado como decían, ¿por qué no apostar al todo por ella? Me cabrea la gente que se quiere aprovechar de la ilusión de la gente.

Una vez revisadas las condiciones me di cuenta de que no, que esta vez iba en serio, iban a apostar por mi novela como yo siempre había querido y, desde el principio, tuve la intuición de que se iba a hacer un buen trabajo, que la iban a cuidar y mimar, cosa que, realmente, era lo único que yo quería. No había pasado yo tres años de mi vida escribiendo como para que, ni siquiera, fuera corregida, como me ofrecían en otros lares. Publicar sí, pero no a cualquier precio, no en mi nombre.

El proceso

A partir de aquí nos pusimos a trabajar. Se envió la novela a una Sensitive Reader porque la novela trata algunos temas complicados y, junto a la editora, me marcaron las directrices que, bajo su punto de vista (que también sería el mío) harían la novela mejor. Y es que ese es el proceso de edición que, realmente, debería haber siempre. Yo ya sé maquetar una novela, para hacer eso me autoedito, lo realmente importante es que mejoren tu novela, que te aconsejen en el proceso y llegue de la mejor manera al lector.

Eso hicimos durante meses, trabajamos codo con codo observando fallos y virtudes, corrigiendo aquello que no cuadraba y haciendo la novela más leíble. Y es que al final, por mucho que tú leas y leas, nunca llegarás a ser tan objetivo como una persona ajena a ti.

Y la portada, tema aparte. La editora y yo coincidimos desde el principio en lo que queríamos (en realidad, coincidimos en casi todo lo relativo a la novela, suerte inmejorable) y, una vez le comenté a la ilustradora la idea de Ara que tenía en mente, la supo plasmar a la perfección sobre el papel. Yo tenía una idea, pero ella la mejoró, dibujando una imagen mucho más nítida que la que yo tenía en la mente.

Realmente, todo este proceso fue agotador, pero necesario para que la novela llegara al lector tal cual la queríamos, para que estuviéramos orgullosos de ella.

El resultado

Y lo estamos. Creo que La chica de las mariposas es una buena novela, con sus virtudes y defectos, pero una buena historia, al fin y al cabo. Creo que, dentro del mar de historias que se publican cada año, esta se desmarca e intenta ser diferente. Al menos lo hemos intentado. Por mi parte, no quería hacer algo olvidable, una novela que, cuando la acabaras, la miraras con indiferencia y la dejaras en un rincón olvidado de tu estantería, sino algo que te hiciera pensar, reflexionar y, sobretodo, sentir. Porque, al final, los libros están hechos para hacernos sentir emociones, creo que es lo más importante.

De momento, en general, la novela está gustando. Siempre quedará alguna opinión que me haga decaer el ánimo porque, es una mierda pero, queramos o no, siempre nos afecta más lo negativo que lo positivo, aunque lo primero sea un mínimo porcentaje. Al final me tengo que quedar con lo positivo, gente con la que no había hablado en la vida diciéndome que ha llorado con la novela, que mi trabajo de tres años se lo han ventilado en dos días porque les encanta cómo está escrita, que es distinta, que emociona, que a ver si hay segunda parte.

Y, si me paro un momento a pensarlo, es maravillosa la reacción que está habiendo, el apoyo que he encontrado en familia, amigos o, incluso, personas que ni conozco. Me parece algo tan irreal lo que está sucediendo que, creo, no acabo de asimilarlo. Quizá sea con el paso del tiempo, cuando eche la vista hacia atrás cuando me dé cuenta de que… hostias, con perdón, he publicado un libro.

¿Y ahora qué?

Ahora seguir escribiendo, pues esto no es más que el principio. Quiero seguir mejorando, porque soy consciente de mis fallos y errores, quiero seguir dándole forma a historias que tengo en mi cabeza, reflexiones a las que quiero dar salida. Quiero sorprender y escribir historias diferentes, desmarcarme y crear mi propio sello, dejar huella con lo que hago, seguir haciendo lo que más me gusta.

Porque, al final, creo que eso es lo que busca todo ser humano: estar en el que considera su lugar en el mundo.


Compra la novela en la web de la editorial: http://roomiediciones.com

Mis canciones del año 2018

¡Hola a todos/as! Madre mía, vamos a entrar ya en 2019. Parece que fue hace nada cuando pisábamos 2018 con todas esas ilusiones y esperanzas a cuestas que se llevan cuando entramos en un año nuevo.

Lo cierto es que, si miro hacia atrás parece que no he andado mucho en mi particular camino, pero a veces hay que ponerse la gafas de ver de cerca para darse cuenta de que, no es necesario alcanzar grandes cosas para caminar, que se puede caminar lento pero, aun así, seguir caminando.

Empezaba el año con la vista puesta en las oposiciones a educación primaria que podían darme ese trabajo que tanto ansío desde hace años, prueba que no me dio una plaza pero de la que extraigo excelentes conclusiones y resultados personales.

También lo empezaba con la esperanza de conseguir publicar alguna de mis novelas y ahí siguen, en el cajón de las cosas para hacer. He conseguido el sí de dos editoriales pero sus propuestas no me llegan a convencer, así que he preferido no hacer las cosas a hacerlas de mala manera. Seguiremos luchando.

Tuve, junto a un amigo, mi propio programa de radio, un sueño que tenía desde pequeño, un bonito proyecto en el que aprendí mucho y en el que conocí a gente realmente fantástica. Un gusanillo que se ha quedado ahí y que espero poder volver a despertar algún día.

A pesar de las oposiciones, ha sido un muy buen año en cuanto a la escritura, sobre todo musical. He creado canciones que me encantan y que me animan a querer seguir aprendiendo guitarra, a seguir creando. Canciones que he empezado a subir a mi canal de Youtube y espero seguir subiendo.

Y por último, no me puedo olvidar mi viaje a Viena, porque sí, porque viajar es muy importante para mí, ya sea a 300 o a 3000km, porque me encanta descubrir mundos nuevos y otras culturas, descubrir esos lugares que han formado parte de la historia y otros tantos que para muchos son historia, porque me hace crecer y ser mejor persona, porque son experiencias que si, además, las recorres con grandes personas, se hacen inolvidables.

Bueno, y después de este rollazo con mis miserias y éxitos del año, doy paso, sin más dilación a mis canciones del año. Debo avisar que el orden de las mismas no tiene ningún por qué y que la mayoría de canciones no representan solo a la canción en sí, sino al grupo que la interpreta.

From now on – The Greatest Showman

A principios de año fui al cine a ver esta película de Hugh Jackman y, automáticamente, se convirtió en una de mis películas favoritas del año, más que por la película en si, por sus canciones. Salí del cine cantándolas y me pasé semanas con su banda sonora reproduciéndose en mi Spotify, consciente de que, con el paso de los años, iba a formar parte del imaginario colectivo musical de la historia del cine, tal y como han hecho otras bandas sonoras recientes como Moulin Rouge o Chicago. De todas las canciones me quedo con este From now on, un tema con una intensidad increible que habla de renacer, de darse cuenta de quién ha estado ahí en los momentos importantes, de quién nunca nos ha abandonado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La cerveza – Los flacos (Lena Carrilero y Fran Mariscal)

He de decir que no recuerdo ahora mismo cómo descubrí este temazo. Sé que lo hice en youtube, con el vídeo que tenéis más abajo, pero no sé cómo llegué a él. Sea como sea, este tema tiene un rollazo descomunal y, personalmente, viéndolos simplemente  guitarra y voz, me devuelve a mis años estudiando en Almería en los que me pasaba el día componiendo canciones y los jueves de concierto en salas. Escuchar a este dueto me ha llevado a lo largo del año a descubrir a otros pedazo de artistas que ahora escucho regularmente como El Kanka, El niño de la hipoteca o Muerdo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Solar

Como he dicho en la intro, este año tuve la oportunidad de presentar un programa de radio, por la cual cosa tuve la oportunidad de entrevistar a un montón de artistas y gente interesantísima. En uno de los programas entrevistamos al grupo Solar, banda con la que mi compi de programa y yo aprendimos muchísimo y a la que desconocía por completo y que, puedo decir, ha sido mi descubrimiento del año. Las canciones de Solar tienen mucha magia y te invitan a cerrar los ojos y llenarse de melancolía. Si queréis más sobre ellos, no puedo más que recomendaros la entrada sobre la canción que tenéis más abajo, ese Días de Gloria que nos lleva a la infancia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pren el moment – Els Catarres

Els Catarres siempre han sido uno de mis grupos en catalán predilectos. Los conocía cuando apenas llenaban recintos con 50 personas y ahora es uno de los grupos más escuchados en los países catalanes. He de reconocer que a su penúltimo disco, Big Bang, no le encontré el gancho más que a un par de canciones, pero este 2018 sacaron Tots els meus principis, su último disco, y me volvieron a encandilar con un ritmo más eléctrico y explosivo que al que nos tenían acostumbrados, así que ha vuelto a convertirse en uno de mis grupos que cantan en catalán favoritos junto a Blaumut, Manel, Txarango o Els amics de les arts. Os dejo un temazo llamado Pren el moment, una canción que nos lleva a vivir el momento, a bailar y cantar a pleno pulmón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Million Reasons – Lady Gaga

¿Qué decir de Lady Gaga que no se haya dicho nada? No lo sé, la verdad. Lo cierto es que no es una artista que yo escuche constantemente porque tiene canciones más “discotequeras” que otra cosa, pero no por ello tengo que dejar de reconocer que es una de las voces más espectaculares que existen en el panorama musical actual y que solo con su presencia es capaz de llenar un escenario. Existen ciertas canciones de ella que me encantan y esta es una de ellas, magia en estado puro, estremecimiento en la piel y lágrimas en las pupilas. Tengo la costumbre de escucharla a todo volumen y cada vez que lo hago me deja totalmente noqueado, y este año lo he hecho más que nunca. Os dejo una versión en directo para que aprecéis aún mejor si cabe lo fantástica que es.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sargento de hierro – Morgan

Este 2018 ha sido el año en el que de verdad me he enganchado de verdad a Morgan. Los conozco desde hace un par de años, desde que sacaron su primer álbum, North, pero me había quedado solo con un par de canciones y no había indagado más en ellas. Pero este año, a raíz del lanzamiento de su segundo largo, Air, los he ido escuchando más y más. La voz de su cantante, Nina, te llega totalmente al alma y el grupo en si te envuelve en una aurea melancólica, además de, en muchos temas, llevarte a los inicios del rock más puro de los años 60. Una verdadera bocanada de aire fresco para el pop-rock de nuestro país, totalmente diferente a lo que se está  haciendo recientemente tanto en el mundo mainstream como en el alternativo.

 

 

 

 

 

 

Mess is mine – Vance Joy

Este año 2018 he escuchado bastante pop rock en inglés. He puesto en la lista a Vance Joy como representación pero podría haber puesto perfectamente a Bastille, Mumford & Sons, Kodaline, Band of Horses o The Lumminers, grupos que se pueden enmarcar dentro de un mismo estilo y que, a decir verdad, me transmiten grandes dosis de vitalidad, épica y energía. Canciones perfectas para transportarte con la música a otro ambiente, para llenar de color hasta los días más oscuros.

 

 

 

 

Cartas de navegación – Shinova

Shinova es uno de mis grupos del momento, y en 2018, con su último disco Cartas de navegación, lo he confirmado. Los descubrí allá por 2016, gracias a que Spotify incluyó su temazo Volver en una de sus listas. Estuve un tiempo escuchando solo esa canción y cuando me decidí a escuchar el resto de sus canciones ya no me pude desenganchar. Shinova son épica, vitalidad, energía, sonoridad en sus canciones. Su penúltimo disco, Volver, me gustó tanto que incluso me lo compré, así que cuando este año salió Cartas de navegación, su nuevo disco, me lancé rápidamente a escucharlo. He de confesar que tardé bastante en pillarle el punto, pero ya se sabe que la música son momentos y siempre hay que dar segundas oportunidades. Mereció la pena. Cartas de navegación es, actualmente, uno de mis discos favoritos y lo escucho día tras día. Lo único que me queda es verlos en directo, lo cual estoy deseando hacer este próximo 2019.

 

Aún respira – Nunatak

Con Nunatak me pasa algo parecido a Shinova. Según Spotify, es el grupo al que más he escuchado este año y, probablemente, sea verdad. Descubrí a este grupo hace un par de años, cuando un amigo me recomendó su temazo La primera luz, un temazo de su disco Nunatak y el pulso infinito lleno de intensidad y épica. De primeras no me impactó mucho ni la canción ni el grupo pero poco a poco le fui cogiendo el gusto. Ha sido este 2018, con el lanzamiento de su último disco, Nunatak y el tiempo de los valientes, cuando definitivamente se han hecho conmigo. Lo encuentro un disco casi redondo, con canciones repletas de fuerza, magia y energía que te dan un revés desde el primer momento en que las escuchas. Al igual que me pasa con Shinova, lo único que me queda con Nunatak es verlos en directo, cosa que estoy deseando hacer.

Consejo de sabios – Vetusta Morla

Bien. Hace casi diez años que conozco a Vetusta Morla y casi diez son los años que he tardado en verlos en directo, cosa que, al fin, ha sucedido este 2018, en el que puedo definir mi concierto del año. Llevaba tiempo buscando fecha y lugar para asistir a uno de sus conciertos pero por unas cosas o por otras, lo había ido postergando. Cuando una amiga y yo vimos que el grupo actuaba casi al lado de casa no lo dudamos, nos lanzamos a comprar las entradas y esperamos. Y mereció la pena. El concierto fue un continuo sinfin de emociones, intensidad, fuerza. Me pasé las dos horas con los vellos de punta y un nudo en la garganta, Pucho y los suyos hicieron magia y las lágrimas estuvieron al borde de salir en canciones como Los días raros, Copenhague o esta que os traigo. Fue un concierto más de piel que de oído, de esos que se recuerdan toda la vida. Respecto a esta canción, poco más os puedo decir que lo que ya dije en la Mi canción de hoy que le dedique, así que os invito a que la leáis aquí.

Bonus track

Tal y como hice en Mis canciones del año 2015 voy a sacar a la luz de forma totalmente aleatoria 10 canciones que tenga en el movil, de manera que no hay trampa ni cartón ni postureo a la hora de mostraros la música que escucho. Le doy al aleatorio y las diez primeras canciones que salen son…

Romper el cielo – Nunatak

Arte moderno – Izal

Correfoc – Zoo

Bella’s Lullaby – Twilight Soundtrack

Fuego cruzado – Solar

Maldita dulzura – Vetusta Morla

La vida sigue igual – Julio Iglesias

Agua – Jarabe de palo

Desastre – Full

Corazón de mimbre – Marea

Bien, la verdad es que no me puedo quejar de lo que ha salido, ni siquiera de ese La vida sigue igual, pues, al final, también hay que valorar la buena música que se ha hecho en este país los últimos 50 años.

Con esto me despido. Espero, con total sinceridad, que este próximo 2019 os traiga un montón de felicidad, que sigáis construyendo vuestro camino, que no paréis, que, aunque la piedra sea pequeña, todo cuenta y todo vale. Espero que leáis mucho, que escuchéis mucha y buena música y que me lo contéis, aquí espero estar yo leyendo lo que me contéis.

¡Feliz año nuevo!

 

 

Echo – Jason Walker (Mi canción de la semana X)

¡Hola a todos! Si os digo la verdad, hoy no pensaba escribir sobre ninguna canción. No tenía ninguna pensada y las ganas de escribir tampoco eran muchas, pero estas cosas suelen pasar, ves algo que te emociona y necesitas hablar de ello. Yo hace mucho que conozco esta canción pero no ha sido hasta hoy cuando la he visto en los relacionados de youtube y he sentido la necesidad de hablaros de ella, sin escucharla siquiera. Vaya poder el de la música, que atrae incluso sin entrar en tus oídos 🙂 Bueno, a lo que iba, hoy os traigo esta maravilla de canción de Jason Walker, hoy os traigo Echo.

Conocí a Jason Walker gracias a una amiga que me pasó justo esta canción. Esta amiga me tiene que pasar diez canciones para que me guste una, pero he de reconocer que cuando acierta en su recomendación lo hace de lleno. Y es que Echo me llegó al instante bien adentro, desde su piano inicial hasta el final, desde cada palabra hasta cada uno de los silencios en los que el cantante nos da una pequeña tregua, a veces tan necesarias en una canción…

Jason Walker-91890e33-c0e6-4337-8f84-5f158d91389aEcho habla de esos momentos en que necesitas gritar todo lo que sientes, que haya alguien a tu lado con quien sincerarte, liberarte por completo y arrojar toda la mierda que llevas dentro, desprenderte de ella, quitarte todo el peso que llevas arrastrando desde hace tiempo pero… no hay nadie… no hay nadie que ponga el hombro para que puedas llorar sobre él, no hay nadie que te sostenga para no perderte en el vacío, no hay nadie que te entienda y te dé ese consejo que tanto necesitas, o simplemente que te acompañe. No, nadie, solo un muro contra el que rebotan tus palabras, solo ese eco, como bien dice la canción, solo te contesta tu propio eco porque no hay nadie.

Y todo eso lo transmite la canción desde las primeras notas de piano, solitarias, que parecen estar tocando sobre ti, te tocan a ti. La voz entra plana, tranquila pero pronto empieza a crecer hablando de ese abismo al que te enfrentas cuando no tienes a nadie a tu lado, cuando te sientes solo sin querer estarlo. Luego vuelve el piano, que nos lleva a esa tregua de la que os hablaba antes, tan necesaria, tan sedante en esta ocasión.

Entonces entran batería y guitarra con más fuerza para ir preparándonos, Jason sigue tranquilo hasta el estribillo, que va creciendo, un estribillo en el que tú ya has cerrado los ojos y te imaginas en el abismo, solo, el viento corre fuerte a tu lado, lo oyes, entra por tus oídos y te empuja a lanzarte.

Y entonces la canción rompe del todo, y gritas con los ojos cerrados, tanto que no te oyes ni a ti mismo, arrojas al vacío todo lo que nadie quiere escuchar, todo el peso que cargas en tu espalda, te dejas la voz en cada palabra y piensas que apenas te queda aire para respirar.

Una tregua… Un descanso… Un respiro… Ese piano que te calma y da fuerza…

Y de pronto otro grito, porque aún no estás vacío, porque sigues arrastrando, porquemaxresdefault quieres destrozar ese muro contra el que chocan todas tus lamentaciones, y que alguien te conteste, que alguien te dé un abrazo, que alguien te apoye por una vez y recoja esa lágrima que dejas caer.

Y silencio… Y piano… ¿Hola? ¿Hay alguien? Quizá aún no, pero tú ya eres libre.

En fin. Creo que es imposible no emocionarse con esta canción, o por lo menos sentirse identificado con ella, porque todos en algún instante hemos pasado por ese momento, ese sentirse solo, ese no tener a nadie, aunque al instante siguiente alguien nos haya abierto los brazos.

He de decir que tardé bastante en buscar más cosas de Jason Walker, no sé por qué. Quizá me parecía imposible que superara una canción así y, por tanto, no tenía interés. Pero bueno, lo acabé haciendo y me encontré, por supuesto, sorpresas positivas. Y es que, por ejemplo, no puedo dejar de recomendaros la canción Down, de la que me he sentido tentado de hablaros (quizá lo haga en otra ocasión), además de Cry, canción que también deberíais estar escuchando ya mismo ;). Os diría más pero no las tengo suficientemente escuchadas como para dejarlas aquí.

Así que bien, eso es todo. Entramos ya en recta final de semana, lo mejor y lo peor, y solo os deseo que la aprovechéis al máximo y también que descanséis, que a veces también viene bien, y si el descanso viene acompañado de música siempre será mejor 🙂

Nos leemos!!!


Lamentablemente no he encontrado información sobre Jason 😦 Si alguien, me pudiese referenciar alguna web o algún dato sobre él se lo agradecería eternamente.


Letra

Hello, hello/ anybody out there? / cause I don’t hear a sound / alone, alone/
I don’t really know where the world is but I miss it now

I’m out on the edge and I’m screaming my namelike a fool at the top of my lungs /
sometimes when I close my eyes I pretend I’m alright but it’s never enough / cause my echo, echo / is the only voice coming back / my shadow, shadow / is the only friend that I have

Listen, listen / I would take a whisper if that’s all you have to give
but it isn’t, isn’t / you could come and save me / try to chase it crazy right out of my head

I’m out on the edge and I’m screaming my namelike a fool at the top of my lungs /
sometimes when I close my eyes I pretend I’m alright but it’s never enough / cause my echo, echo / is the only voice coming back / my shadow, shadow / is the only friend that I have

I don’t wanna be down and / I just wanna feel alive and / get to see your face again I don’t wanna be down and / I just wanna feel alive and / get to see your face again Once again / Just my echo, my shadow / youre my only friend

I’m out on the edge and I’m screaming my namelike a fool at the top of my lungs /
sometimes when I close my eyes I pretend I’m alright but it’s never enough / cause my echo, echo / is the only voice coming back / my shadow, shadow /

Hello, hello / anybody out there?

Traducción 

Hola, hola, ¿hay alguien ahí? / Porque no escucho nada / Solo, solo /No sé dónde está el mundo ahora mismo, pero lo echo de menos.

Estoy en el borde y grito mi nombre como un tonto con todas mis fuerzas / A veces, cuando cierro los ojos, finjo estar bien, pero nunca es suficiente / Porque mi eco, eco / es la única voz que me contesta / mi sombra, sombra / es la única amiga que tengo.

Escucha, escucha / Tomaría un suspiro si eso fuera todo lo que tuvieras que dar / Pero no lo es, no lo es / Tú vendrías y me salvarías, me perseguirías locamente, fuera de mi cabeza.

Estoy en el borde y grito mi nombre como un tonto con todas mis fuerzas / A veces, cuando cierro los ojos, finjo estar bien, pero nunca es suficiente / Porque mi eco, eco / es la única voz que me contesta / mi sombra, sombra / es la única amiga que tengo.

No quiero estar en el suelo / solo quiero quiero sentirme vivo / y ver tu rostro otra vez / No quiero estar en el suelo / solo quiero quiero sentirme vivo / y ver tu rostro otra vez / Una vez más / Solo mi eco, mi sombra / eres mi única amiga.

Estoy en el borde y grito mi nombre como un tonto con todas mis fuerzas / A veces, cuando cierro los ojos, finjo estar bien, pero nunca es suficiente / Porque mi eco, eco / es la única voz que me contesta / mi sombra, sombra.

Hola, hola / ¿hay alguien ahí?

Qué boig el món – Lax’n’Busto (Mi canción de la semana IX)

¡Hola a todos! Hace ya unos días que le estaba dando vueltas a qué nueva canción podría traer a esta sección. No os voy a contar en cuáles estaba pensando porque probablemente escriba sobre ellas en próximas semanas y no quiero adelantar nada 😉 Esta canción, en principio, no estaba entre las candidatas pero llevo un par de días escuchándola y lo cierto es que no podía dejar pasar la ocasión de hablar sobre ella, más ahora cuando mi mundo está tan loco (boig) que la letra me llega muy adentro. Esta semana os traigo al grupo catalán Lax’n’Busto y su canción Qué boig el món.

He de decir que no soy un gran seguidor de este grupo, solamente conozco tres o cuatro canciones, más que nada, porque no me he dedicado a investigar su discografía, que seguro me aguarda alguna joya más. Descubrí esta maravilla de canción a través de la serie Pulseras Rojas (Polseres vermelles en la original), emitida en Antena 3 hace un par de veranos, concretamente en esta escena, serie que, aparte de esta canción me ha dejado muchas otras que formarán parte durante mucho tiempo del mp3 en mi móvil. Aquí os dejo una lista Spotify por si le queréis echar un vistazo:  Pulseras rojas

Qué boig el món no es esa canción que, por lo menos yo, escucho por un ritmofotonoticia_20140610162924_640 impresionante, una melodía característica o una estrofa pegadiza, no. Podría escucharla por estas tres razones y muchas otras porque la canción en conjunto es mágica, pero yo lo hago principalmente por su letra y la fuerza que me transmite. Esta canción habla de que la vida no es sencilla, de que el mundo, como dice su título, está loco, que a veces no le encontramos ningún sentido, de que en ocasiones, por mucho que intentemos luchar por una vida mejor, de repente te puedes quedar solo en el camino y te va a costar levantarte de la caída.

Pero entonces la batería anuncia un cambio de ritmo y la guitarra cambia de acordes para ir a más. Los instrumentos y la voz van subiendo poco a poco y el mensaje empieza a denotar algo más positivo. Ese “a cada obstacle,
refem com si res el camí, construint a mida el destí”, es decir, por muchos obstáculos que nos encontremos, nos tenemos que levantar y crear, seguir nuestro propio camino, ese que nos lleve hacia donde queremos. Y esto es solo el preámbulo de lo que viene después.

Y es que la canción en el estribillo sube más y más para contarnos que, pase lo que pase, tenemos que gobernar nuestra vida, coger el timón de nuestro barco e ir hacia donde queramos ir porque no tenemos nada que perder.

Qué boig el món tiene un mensaje de fuerza y pura vida en cada una de sus frases y hay que escucharla una y mil veces para que lleguen todos. Pero ya desde el principio te impregna como beber de un manantial estando sediento. Te dan ganas de luchar por lo que quieres y olvidar los malos momentos. Porque sí, el mundo está loco, pero eso es lo que hace a la vida bonita e interesante y tenemos que intentar dejar de lamentarnos por todo y tratar de perseguir nuestros sueños.

LaxnBusto-actuacio-Vilafranca-del-Penedes_627547343_11459410_791x523Bien. Como he dicho antes, no soy un gran seguidor de Lax’n’Busto, tengo más escuchados otros grupos catalanes como Manel, Txarango o Els catarres, pero escribiendo este post me estoy impregnando de ellos y no puedo dejar de recomendar otras canciones suyas como La meva terra es la mar, Llença’t o Si te’n vas, temas llenos de energía que te llenan de vida en esos momentos en que necesitas sonreír y venirte arriba. Totalmente recomendables, desde luego.

Así que nada, os dejo la canción aquí abajo. Espero que sigáis, de esta manera, haciendo el oído a otro idioma como es el catalán. Y es que no importa la lengua en que esté escrita la música, ésta es universal  y simplemente necesitamos que nos llegue bien adentro y disfrutemos de ella al máximo, eso es lo bonito que tiene.

Espero que terminéis esta semana de la mejor manera posible. Yo mientras tanto, dejando con lástima el frío de manta y sofá pero deseando también que llegue la primavera y, por fin, esas horas de Sol que, espero, me hagan aprovechar los días al máximo, que me viene haciendo falta. Espero pasarme más a menudo por esta sección e intentar seguir dejando grandes canciones, que hay tantas…

Saludos!!! 🙂


Lax’n’Busto es un grupo musical español de pop-rock en catalán. El grupo se formó en 1986 en Vendrell,Tarragona.

El grupo está compuesto por Jimmy Piñol Mercader (batería y coros), Jesús Rovira Costas (bajo y coros), Pemi Rovirosa Morgades (guitarra y coros), Cristian Gómez Montenegro (guitarra) y Eduard Font Pi (teclado). El cantante es Salva Racero Alberch desde 2006. Antes del 20 de octubre de ese año Pemi Fortuny Soler era cantante y también guitarrista.

Fuente: Wikipedia


Letra

Que boig el món / que no té cap sentit / i em fa pensar: “no sé què hi faig aquí” / Que boig el món / que no el puc entendre mai / Ja pots lluitar amb constància/ que un dia et fot un cop amb tanta força que et deix sol / en el principi del camí / Diuen que al món s’hi ve a patir.

Que boig el món / que no té cap ni peus / ni ens deixa tenir el que teníem ahir/ Que boig el món / que no vol aconseguir / per fi esborrar del mapa
aquelles coses que menyspreem i ens fan sentir mesquins / En la distància està el secret / callat, ocult, pacient, discret.

Per art de màgia / baixem com l’aigua / i a cada obstacle / refem com si res el camí
construint a mida el destí.

A contracorrent / de cara al vent / amb mar de fons i onades / governa tu el vaixell
que no tens res / a perdre res / a perdre res / res a perdre / Boig / el món és boig / però és nostre / i és el millor d’entre els possibles.

Que boig el món / que em fa anar amunt i avall / i és tard quan veig / que molt pitjor estic jo / Que boig el món / on podem creure en més d’un déu / i això ens obre les ales de la vanitat / podem ser injustos i malvats / Però el pitjor és no saber mai / qui mou els fils al teu terrat.

Per art de màgia / baixem com l’aigua / i a cada obstacle / refem com si res el camí
construint a mida el destí.

A contracorrent / de cara al vent / amb mar de fons i onades / governa tu el vaixell
que no tens res / a perdre res / a perdre res / res a perdre / Boig / el món és boig / però és nostre / i és el millor d’entre els possibles.