Volver – Morgan (Mi canción de la semana XXII)

¡Hola a todos/as! ¿Cómo os va el verano? Espero que bien. Esta época está llamada a ser la del descanso y disfrute pero muchas veces tenemos mil obligaciones que nos hacen ir de un lado para otro y darnos cuenta de que la vida de adulto no es tan fácil como la que imaginamos al firmar el contrato a los 18.

Yo, lo cierto, es que no paro quieto. A pesar de que ahora estoy en plenas vacaciones de mi trabajo como maestro, sigo ayudando en el bar en el que he trabajado estos últimos dos años; mi próxima novela va viento en popa, cada vez coge más forma y me entusiasma cómo está quedando, aunque lleve poco escrito; voy a empezar con las presentaciones de La chica de las mariposas, la novela que he conseguido publicar; y ahora, encima, he decidido empezar a hacer cursos que me formen más en relación al tema de la educación y la sexología porque nunca se debe dejar de aprender.

Y no, apenas tengo vida social. Maravilloso.

Hace semanas que quería pasarme por aquí para analizar alguna canción y, realmente, no me decidía por ninguna. Últimamente estoy descubriendo bastantes que sé que se convertirán en mi banda sonora durante mucho tiempo, pero no se me ocurría ninguna a la que, realmente, le pudiera hacer un análisis. Entonces se me encendió la bombilla y pensé en este grupo que me está dando tanto últimamente. Os hoy traigo magia y belleza, el nudo en el estómago. Hoy os traigo a Morgan con su temazo Volver.

Descubrí a Morgan hace un par de años. En aquella época buscaba canciones tranquilas1552558982_453038_1552561157_noticia_normal en Spotify relacionadas con el soul e incluso jazz. En una de tantas listas me encontré con el grupo y, lo cierto, es que apenas me quedé con un par de canciones para escuchar más de una vez: Home y Praying. Y sí, las tenía guardadas en mi móvil, las escuchaba cada dos por tres porque me llamaban la atención pero no pasaban de ahí. Al principio no fue un bombazo para mis oídos, e incluso, como os digo ni siquiera este Volver me había vuelto loco.

Pero siempre lo digo, la música son segundas oportunidades, masticar las canciones lentamente, no prejuzgar. Morgan empezó a formar parte realmente de mi vida el año pasado con su disco Air, con su temazo Sargento de hierro (canción con la que dudé si hacer una review y que tal vez haga en una próxima ocasión). A partir de ahí empecé a investigarlos de verdad y me enamoré irremediablemente.

Volver es una canción que te eriza la piel desde las primeras notas de piano, que te sumerge desde el principio y te lleva a un estado emocional sumergido en todos esos recuerdos que seguro guardas en tu interior, los que te hacen pensar en esa persona, en esa historia, en aquello que viviste y que se te quedó grabado.

Y es que esa primera estrofa ya es demoledora, esa que prácticamente define la canción y que concluye en el durísimo “si me ahogo sé que no me salvarás”. Pensar que esa persona ya no está, que pase lo que pase no volverá a tu lado, que todo lo que vivisteis ya no vale para nada porque acabó. Ya no hay nada, ya no sois nada, tal vez ya ni le importas.

fotonoticia_20190627112856_640Y te das cuenta de que se escapa, de que vuestra historia se escurre de entre los dedos, y te da rabia porque sabes que esa persona es especial, lo has visto brillar. ¿Cuántas veces hemos mirado a esa persona y la hemos desnudado por dentro? ¿Cuántas veces nos hemos dado cuenta que era lo que necesitábamos, lo que llevábamos tiempo esperando? Y joder, ¿qué ocurre si lo vemos correr, si sentimos que se aleja de nosotros, si todo desaparece y ya no queda nada?

Y llega el momento en que escuchas el silencio, en que no ves a nadie alrededor, en que la realidad te golpea y ya sabes que la soledad es tu única compañía, que esa persona, definitivamente no está, que se ha ido. Y lo único que quieres es gritar tan alto que te escuche el mundo entero, gritar los porqués y las dudas, de esas infinitas que te entran cuando todo acabe y no entiendes nada.

Pero entonces te das cuenta de todo, de que quién te debe echar de menos es esa persona, que quién debe estar esperando es ella o él, que es ella o él quien debe tener las dudas y tú tener las riendas entre tus manos, que tú mereces decidir si vale la pena, si vuestra historia debe terminar, que no todo vale, que es esa persona quién no te debe fallar.

Que si corre, esta vez no habrá otra oportunidad.

Todo esta historia acompañada con unas sencillas notas de piano que se te clavan en laP1010111-3-2-e1525460496829-710x442 piel como si fueran latidos de corazón, que golpean, que hacen sentir, que incluso duelen cuando la canción va adquiriendo más cuerpo y potencia. Y luego cabe destacar la voz de Nina, su cantante, que desgarra y endulza a la vez, que calma mareas y hace despertar gigantes, que te permite cerrar los ojos y dejarte llevar hacia lugares llenos de paz. Creo que es la voz más especial que tenemos ahora mismo en la música en castellano.

Realmente hace poco que llevo escuchando a Morgan en bucle pero ya los he hecho míos, ya forman parte de mí. Hoy os he traído una canción preciosa, llena de verdad, pero creo que su estilo no es el que más caracteriza al grupo, al que creo que marca mucho más el blues y el soul. Esto se refleja en otras canciones que os recomienda sin dudar como Another Road, Flying Peacefully, Work o Attemping, canciones con un rollazo increíble, totalmente distintas a cualquier cosa que se haga en España ahora mismo y que parecen más propias de un grupo totalmente considerado y con años de trayectoria detrás, no de uno que solo tenga dos discos en el mercado.

Morgan es un grupo al que estoy deseando ver en directo, uno de los pocos a los cuales no he visto y tengo realmente ganas por el rollo que desprenden, por ese buen hacer tanto a nivel instrumental como a nivel vocal, por ese aurea de verdadero rock and roll que poseen mezclado con los tintes antes mencionados, más propios de una banda tal vez estadounidense. Espero poder hacerlo pronto.

Y con esto me despido. Estoy contento porque, mientras escribía este artículo se me han ido ocurriendo varias canciones con las que poder hacer más. Así que no lo dudéis, tenéis “Mi canción de la semana de cuando tengo tiempo y fuerzas” para rato 🙂

¡A seguir escuchando mucha y buena música! 🙂


MORGAN es un proyecto nacido a mediados de 2012, momento en el que Nina de Juan (piano, voz) , muestra sus composiciones a Paco López (guitarra y voz) y a Ekain Elorza (batería), aunque no es hasta finales de 2015 cuando deciden entrar en el estudio a grabar su primer álbum. El estudio elegido es La Cabaña (Madrid) donde, con la ayuda del productor José Nortés (Ariel Rot, Quique González) registran su primer disco, North, que autoeditan y deciden distribuir ellos mismos.

El disco sale a la venta en febrero de 2016, coincidiendo con su vuelta a los directos, esta vez ya con formación eléctrica y la incorporación a la banda de Alejandro Ovejero al bajo y David Schulthess al teclado. Este primer concierto de presentación en la Sala Sol también es el primero en el que cuelgan el cartel de “no hay entradas”: unas semanas después, harían lo mismo en Berriz (Bizkaia) y en sus dos conciertos en el Teatro Lara de Madrid, en junio y setiembre de 2016.

A partir de ese momento, y hasta finales de 2017, Morgan no ha parado de tocar allí donde han podido. Durante 2016 presentan su disco en directo en 30 conciertos tanto en ciudades diferentes de la península -‐ festivales como Mad Cool, Sonorama, Gigante, Actual,… cruzando por primera vez el Atlántico para hacer dos fechas en Brasil, junto a la brasileña Tulipa Ruiz -‐ ganadora de un Grammy Latino ese mismo año – y cerrando el año acompañando a Leiva en su concierto del Palacio de los Deportes.

2017 fue el año de su consolidación como banda: arrancaron de la mejor forma posible reeditando su disco de manera autogestionada y entrando en listas de “más vendidos”: han seguido recorriendo de nuevo todo el país hasta llegar a los casi 100 conciertos en ciclos, salas y festivales, agotando las entradas en Madrid en salas como Ochoymedio o Joy Eslava y vendiendo centenares en otras como Barcelona, Bilbao o Coruña.

En marzo de 2018 y tras sólo dos meses parados, vuelven de nuevo con su segundo disco, AIR: el disco que sin duda va a marcar un antes y un después es su carrera como banda, grabado y producido entre finales de 2017 y principios de 2018 de nuevo por Jose Nortes, en Madrid.

Vía Morgan


 

LETRA

Sé que ya no importan las preguntas que fallé y cuando intente corregirme no estarás.

Sé que no te importa que no pueda respirar y si me ahogo sé que no me salvarás.

Tienes algo dentro yo lo he visto brillar pero corres.

Échame de menos, no me falles esta vez porque no sé si voy a volver.

Ya no dices nada y tengo ganas de gritar, sin querer estoy dejándote volar.

Es un poco tarde para remover la sangre, hace tiempo que olvidé cómo parar.

Tienes algo dentro yo lo he visto brillar pero corres y correr.

Échame de menos, no me falles esta vez porque no sé si voy a volver.

Tienes algo dentro y si no paras de correr voy a dejarte y no voy a volver.

 

Mis canciones del año 2018

¡Hola a todos/as! Madre mía, vamos a entrar ya en 2019. Parece que fue hace nada cuando pisábamos 2018 con todas esas ilusiones y esperanzas a cuestas que se llevan cuando entramos en un año nuevo.

Lo cierto es que, si miro hacia atrás parece que no he andado mucho en mi particular camino, pero a veces hay que ponerse la gafas de ver de cerca para darse cuenta de que, no es necesario alcanzar grandes cosas para caminar, que se puede caminar lento pero, aun así, seguir caminando.

Empezaba el año con la vista puesta en las oposiciones a educación primaria que podían darme ese trabajo que tanto ansío desde hace años, prueba que no me dio una plaza pero de la que extraigo excelentes conclusiones y resultados personales.

También lo empezaba con la esperanza de conseguir publicar alguna de mis novelas y ahí siguen, en el cajón de las cosas para hacer. He conseguido el sí de dos editoriales pero sus propuestas no me llegan a convencer, así que he preferido no hacer las cosas a hacerlas de mala manera. Seguiremos luchando.

Tuve, junto a un amigo, mi propio programa de radio, un sueño que tenía desde pequeño, un bonito proyecto en el que aprendí mucho y en el que conocí a gente realmente fantástica. Un gusanillo que se ha quedado ahí y que espero poder volver a despertar algún día.

A pesar de las oposiciones, ha sido un muy buen año en cuanto a la escritura, sobre todo musical. He creado canciones que me encantan y que me animan a querer seguir aprendiendo guitarra, a seguir creando. Canciones que he empezado a subir a mi canal de Youtube y espero seguir subiendo.

Y por último, no me puedo olvidar mi viaje a Viena, porque sí, porque viajar es muy importante para mí, ya sea a 300 o a 3000km, porque me encanta descubrir mundos nuevos y otras culturas, descubrir esos lugares que han formado parte de la historia y otros tantos que para muchos son historia, porque me hace crecer y ser mejor persona, porque son experiencias que si, además, las recorres con grandes personas, se hacen inolvidables.

Bueno, y después de este rollazo con mis miserias y éxitos del año, doy paso, sin más dilación a mis canciones del año. Debo avisar que el orden de las mismas no tiene ningún por qué y que la mayoría de canciones no representan solo a la canción en sí, sino al grupo que la interpreta.

From now on – The Greatest Showman

A principios de año fui al cine a ver esta película de Hugh Jackman y, automáticamente, se convirtió en una de mis películas favoritas del año, más que por la película en si, por sus canciones. Salí del cine cantándolas y me pasé semanas con su banda sonora reproduciéndose en mi Spotify, consciente de que, con el paso de los años, iba a formar parte del imaginario colectivo musical de la historia del cine, tal y como han hecho otras bandas sonoras recientes como Moulin Rouge o Chicago. De todas las canciones me quedo con este From now on, un tema con una intensidad increible que habla de renacer, de darse cuenta de quién ha estado ahí en los momentos importantes, de quién nunca nos ha abandonado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La cerveza – Los flacos (Lena Carrilero y Fran Mariscal)

He de decir que no recuerdo ahora mismo cómo descubrí este temazo. Sé que lo hice en youtube, con el vídeo que tenéis más abajo, pero no sé cómo llegué a él. Sea como sea, este tema tiene un rollazo descomunal y, personalmente, viéndolos simplemente  guitarra y voz, me devuelve a mis años estudiando en Almería en los que me pasaba el día componiendo canciones y los jueves de concierto en salas. Escuchar a este dueto me ha llevado a lo largo del año a descubrir a otros pedazo de artistas que ahora escucho regularmente como El Kanka, El niño de la hipoteca o Muerdo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Solar

Como he dicho en la intro, este año tuve la oportunidad de presentar un programa de radio, por la cual cosa tuve la oportunidad de entrevistar a un montón de artistas y gente interesantísima. En uno de los programas entrevistamos al grupo Solar, banda con la que mi compi de programa y yo aprendimos muchísimo y a la que desconocía por completo y que, puedo decir, ha sido mi descubrimiento del año. Las canciones de Solar tienen mucha magia y te invitan a cerrar los ojos y llenarse de melancolía. Si queréis más sobre ellos, no puedo más que recomendaros la entrada sobre la canción que tenéis más abajo, ese Días de Gloria que nos lleva a la infancia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pren el moment – Els Catarres

Els Catarres siempre han sido uno de mis grupos en catalán predilectos. Los conocía cuando apenas llenaban recintos con 50 personas y ahora es uno de los grupos más escuchados en los países catalanes. He de reconocer que a su penúltimo disco, Big Bang, no le encontré el gancho más que a un par de canciones, pero este 2018 sacaron Tots els meus principis, su último disco, y me volvieron a encandilar con un ritmo más eléctrico y explosivo que al que nos tenían acostumbrados, así que ha vuelto a convertirse en uno de mis grupos que cantan en catalán favoritos junto a Blaumut, Manel, Txarango o Els amics de les arts. Os dejo un temazo llamado Pren el moment, una canción que nos lleva a vivir el momento, a bailar y cantar a pleno pulmón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Million Reasons – Lady Gaga

¿Qué decir de Lady Gaga que no se haya dicho nada? No lo sé, la verdad. Lo cierto es que no es una artista que yo escuche constantemente porque tiene canciones más “discotequeras” que otra cosa, pero no por ello tengo que dejar de reconocer que es una de las voces más espectaculares que existen en el panorama musical actual y que solo con su presencia es capaz de llenar un escenario. Existen ciertas canciones de ella que me encantan y esta es una de ellas, magia en estado puro, estremecimiento en la piel y lágrimas en las pupilas. Tengo la costumbre de escucharla a todo volumen y cada vez que lo hago me deja totalmente noqueado, y este año lo he hecho más que nunca. Os dejo una versión en directo para que aprecéis aún mejor si cabe lo fantástica que es.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sargento de hierro – Morgan

Este 2018 ha sido el año en el que de verdad me he enganchado de verdad a Morgan. Los conozco desde hace un par de años, desde que sacaron su primer álbum, North, pero me había quedado solo con un par de canciones y no había indagado más en ellas. Pero este año, a raíz del lanzamiento de su segundo largo, Air, los he ido escuchando más y más. La voz de su cantante, Nina, te llega totalmente al alma y el grupo en si te envuelve en una aurea melancólica, además de, en muchos temas, llevarte a los inicios del rock más puro de los años 60. Una verdadera bocanada de aire fresco para el pop-rock de nuestro país, totalmente diferente a lo que se está  haciendo recientemente tanto en el mundo mainstream como en el alternativo.

 

 

 

 

 

 

Mess is mine – Vance Joy

Este año 2018 he escuchado bastante pop rock en inglés. He puesto en la lista a Vance Joy como representación pero podría haber puesto perfectamente a Bastille, Mumford & Sons, Kodaline, Band of Horses o The Lumminers, grupos que se pueden enmarcar dentro de un mismo estilo y que, a decir verdad, me transmiten grandes dosis de vitalidad, épica y energía. Canciones perfectas para transportarte con la música a otro ambiente, para llenar de color hasta los días más oscuros.

 

 

 

 

Cartas de navegación – Shinova

Shinova es uno de mis grupos del momento, y en 2018, con su último disco Cartas de navegación, lo he confirmado. Los descubrí allá por 2016, gracias a que Spotify incluyó su temazo Volver en una de sus listas. Estuve un tiempo escuchando solo esa canción y cuando me decidí a escuchar el resto de sus canciones ya no me pude desenganchar. Shinova son épica, vitalidad, energía, sonoridad en sus canciones. Su penúltimo disco, Volver, me gustó tanto que incluso me lo compré, así que cuando este año salió Cartas de navegación, su nuevo disco, me lancé rápidamente a escucharlo. He de confesar que tardé bastante en pillarle el punto, pero ya se sabe que la música son momentos y siempre hay que dar segundas oportunidades. Mereció la pena. Cartas de navegación es, actualmente, uno de mis discos favoritos y lo escucho día tras día. Lo único que me queda es verlos en directo, lo cual estoy deseando hacer este próximo 2019.

 

Aún respira – Nunatak

Con Nunatak me pasa algo parecido a Shinova. Según Spotify, es el grupo al que más he escuchado este año y, probablemente, sea verdad. Descubrí a este grupo hace un par de años, cuando un amigo me recomendó su temazo La primera luz, un temazo de su disco Nunatak y el pulso infinito lleno de intensidad y épica. De primeras no me impactó mucho ni la canción ni el grupo pero poco a poco le fui cogiendo el gusto. Ha sido este 2018, con el lanzamiento de su último disco, Nunatak y el tiempo de los valientes, cuando definitivamente se han hecho conmigo. Lo encuentro un disco casi redondo, con canciones repletas de fuerza, magia y energía que te dan un revés desde el primer momento en que las escuchas. Al igual que me pasa con Shinova, lo único que me queda con Nunatak es verlos en directo, cosa que estoy deseando hacer.

Consejo de sabios – Vetusta Morla

Bien. Hace casi diez años que conozco a Vetusta Morla y casi diez son los años que he tardado en verlos en directo, cosa que, al fin, ha sucedido este 2018, en el que puedo definir mi concierto del año. Llevaba tiempo buscando fecha y lugar para asistir a uno de sus conciertos pero por unas cosas o por otras, lo había ido postergando. Cuando una amiga y yo vimos que el grupo actuaba casi al lado de casa no lo dudamos, nos lanzamos a comprar las entradas y esperamos. Y mereció la pena. El concierto fue un continuo sinfin de emociones, intensidad, fuerza. Me pasé las dos horas con los vellos de punta y un nudo en la garganta, Pucho y los suyos hicieron magia y las lágrimas estuvieron al borde de salir en canciones como Los días raros, Copenhague o esta que os traigo. Fue un concierto más de piel que de oído, de esos que se recuerdan toda la vida. Respecto a esta canción, poco más os puedo decir que lo que ya dije en la Mi canción de hoy que le dedique, así que os invito a que la leáis aquí.

Bonus track

Tal y como hice en Mis canciones del año 2015 voy a sacar a la luz de forma totalmente aleatoria 10 canciones que tenga en el movil, de manera que no hay trampa ni cartón ni postureo a la hora de mostraros la música que escucho. Le doy al aleatorio y las diez primeras canciones que salen son…

Romper el cielo – Nunatak

Arte moderno – Izal

Correfoc – Zoo

Bella’s Lullaby – Twilight Soundtrack

Fuego cruzado – Solar

Maldita dulzura – Vetusta Morla

La vida sigue igual – Julio Iglesias

Agua – Jarabe de palo

Desastre – Full

Corazón de mimbre – Marea

Bien, la verdad es que no me puedo quejar de lo que ha salido, ni siquiera de ese La vida sigue igual, pues, al final, también hay que valorar la buena música que se ha hecho en este país los últimos 50 años.

Con esto me despido. Espero, con total sinceridad, que este próximo 2019 os traiga un montón de felicidad, que sigáis construyendo vuestro camino, que no paréis, que, aunque la piedra sea pequeña, todo cuenta y todo vale. Espero que leáis mucho, que escuchéis mucha y buena música y que me lo contéis, aquí espero estar yo leyendo lo que me contéis.

¡Feliz año nuevo!