Million Reasons – Lady Gaga (Mi canción de la semana XXV)

¡Hola a todos/as! ¿Cómo lleváis el encierro? Supongo que para muchos son días complicados, estamos acostumbrados a hacer determinadas cosas con total libertad y es duro que no las quiten. Al menos creo que esto servirá para valorar las pequeñas cosas: beberte ese refresco o cerveza con los amigos en la terraza de un bar, salir a pasear al monte o asistir al concierto de tu grupo favorito. Creo que cuando todo vuelva a la normalidad, porque yo espero que volvamos a lo de antes, valoraremos más esos pequeños aspectos de la vida.

Creo que la cultura, en estos tiempos, se ha convertido en algo más importante de lo que ya era. Ver una película, leer un buen libro o escuchar una canción hacen que huyamos de toda esta situación por unos instantes y que disfrutemos. Ya sabéis que yo siempre os animo a que escuchéis música y descubráis canciones y grupos nuevos, pero ahora lo quiero hacer más que nunca.

La canción que os traigo hoy probablemente ya la conozcais, esta artista es una de las más importantes del mundo y sus temas suenan en todas partes. Pero creo que esta es su mejor canción y una de las más bonitas que he escuchado nunca, y no por ser conocida debo dejar de analizarla. Hoy os traigo un temazo que te llega al corazón y te rompe el alma, hoy suenan en este blog Lady Gaga y su canción Million Reasons. lmmarco49027779-gente-lady-gaga-instagram200216133951-1581856936460

No suelo escuchar a Lady Gaga, los temas que suele cantar, más dance o electrónicos, no son de un estilo de música que a mí me guste o que escuche por gusto, sino que casi siempre me la he encontrado por la radio o incluso en las discotecas. Pero debo reconocer que es una artistaza como la copa de un pino y que su voz es de las más poderosas del mundo.

Creo que incluso se la infravalora, quizá por relacionarse con este tipo de música o por alguna de sus extravagancias (véase cuando llevó un vestido hecho de carne). Pienso que la gente la ha tachado como una de tantas artistas que solo busca llamar la atención y no se ha centrado en su voz, en algunas de sus creaciones que son realmente complejas.

Como digo, a mí no me gusta la música electrónica o dance, así que no fue hasta que escuché canciones como este Million Reasons o incluso vi su actuación en Ha nacido una estrella, cuando la valoré como es debido.

Esta canción pone los pelos de punta desde el primer instante, desde que esas primeras notas de piano y guitarra te introducen en ella. Ya veis qué poco hace falta para ambientarte y desear cerrar los ojos para dejarte llevarte llevar. Luego la voz de Gaga entra poderosa y ya te envuelve del todo, va creciendo junto a la música y sientes cómo se va haciendo grande hasta el estribillo.

De momento aún hay calma, aún la canción es tranquila y te acompaña como si estuvieras en una nube que te va meciendo a su compás. Te cuenta poco a poco que alguien le está dando un millón de razones para que lo abandone, para dejarlo. Pero ella intenta aferrarse a algo, solo necesita un pequeño respiro, un pequeño refugio al que agarrarse para continuar. Pero no hay nada, solo razones para dejarlladygaga-gettyimages-634608864-1586277253o.

¿No os ha pasado nunca? Que haya una balanza enorme en la que caben un millón de razones que te llevan a abandonarlo todo pero tu te quieres quedar, quizá pensando en todo lo que fuisteis o en todo lo que querríais ser. Tal vez incluso porque lo idealizaste todo demasiado y, a pesar de que sabes que duele, solo te quedas con ese ideal que te hiciste.

El tema se toma un pequeño respiro después del primer estribillo y luego sigue creciendo, haciéndose más grande. La cantante nos cuenta que no deja de pensar en ello, que se mantiene en vilo, atenta a todo lo que pasa, como si hubiera dejado de respirar por unos instantes y su cuerpo estuviese esperando la orden para volver a hacerlo. Lo hace porque le dan rabia ese millón de razón, ese aluvión de motivos que le piden abandonar, que le llevan a parar y bajarse del mundo, dejar a esa persona con la que ha compartido tanto. Lo hace porque ya ni siquiera cree lo que le dice, ya no sabe si hay verdad en sus palabras, solo ve ese millón de razones por las que parar.

Pero no es fácil, ¿verdad? Por muchos motivos que te dé, por muchas razones que haya, siempre es complicado dejar a alguien con quien has compartido vida y alientos, alguien que te ha dado momentos felices y recuerdos imborrables, alguien que ha formado parte de ti.

La canción llega de nuevo al estribillo y Gaga intenta ver algo bueno incluso en aquellas cosas malas, intenta ver más allá e incluso ruega que le dé algún motivo por el que quedarse, se pregunta incluso por qué demonios no puede hacerle, por qué no puede mostrarle algo bueno.

15314Entonces rompe ya del todo y la canción se hace enorme. Cierro los ojos mientras música y voz se unen y se hacen grandiosas. Canto con ella a plena voz y desgarro mi alma a su compás, dejando que cada una de las notas se meta en mi pecho y llegue a lo más hondo. Me imagino a Gaga en un abismo desde el que canta angustiada, en el que pide desesperada que le dé alguna puñetera razón para quedarse. Un abismo desde el que grita que tiene un millón de razones para marcharse, pero solo necesita algo de esperanza, algo a lo que agarrarse.

Y es que a veces solo necesitamos eso para ser felices: un poquito de esperanza, un poquito de fe en la persona a la que queremos, a pesar de que haya un millón de razones que nos hagan querer abandonar.

Voy a intentar recomendar aquellas canciones que se alejan un poco de las típicas por las que se conoce a esta maravillosa mujer, ya que, como digo, creo que la gente solo se ha quedado con una imagen de ella y, día a día, nos demuestra lo polifacética y gran artista que es en muchísimos otros aspectos.

Desde luego os voy a recomendar Shallow, la principal canción de la película Ha nacido una estrella, film que también os recomiendo. Además, también sería genial que le echarais un vistazo a temas como Always remember us this way, Diamond Heart o Joanne, canciones donde se refleja con más claridad la potencia vocal de esta cantante, lo artista que es.

Además, os recomiendo ver en Netflix  Gaga: five foot two, un documental interesantísimo sobre su trabajo y en el que que se puede ver a la perfección lo enorme y profesional que es.

Y nada más, con esto os dejo. Espero que paséis estos días de la mejor manera posible y que no os preocupéis por no ser todo el rato productivos o por sentiros mal en ciertos instantes. Son muchos días encerrados ya y no es fácil estar bien todo el tiempo. Esperemos que todo acabe cuanto antes y al menos nos pueda dar un poco el aire.

Yo, mientras tanto, por si os aburrís, os dejo por aquí el enlace para comprar mi novela, tanto en físico como en digital.

Además, os dejo también aquí un enlace a la lista Spotify que estoy haciendo con las canciones que voy recomendando en Twitter. Y es que, al final, pase lo que pase, una de las cosas más importantes, como he dicho antes, es seguir escuchando música, porque nos ayuda hasta en los momentos más difíciles.

¡A seguir escuchando mucha y buena música!


Stefani Joanne Angelina Germanotta (Nueva York, 28 de marzo de 1986), más conocida por su nombre artístico Lady Gaga, es una cantante, compositora, productora, bailarina, actriz, activista y diseñadora de moda estadounidense. Nacida y criada en la ciudad de Nueva York, estudió en la escuela Convent of the Sacred Heart y asistió por un tiempo breve a la Tisch School of the Arts, perteneciente a la Universidad de Nueva York, hasta que abandonó sus estudios para enfocarse en su carrera musical. Fue así como irrumpió en la escena del rock en el Lower East Side de Manhattan y firmó un contrato con Streamline Records hacia fines de 2007. En la época en que trabajaba como compositora para dicha discográfica, su voz llamó la atención del artista Akon, quien la hizo firmar un contrato con Kon Live Distribution.

Gaga adquirió fama como artista tras el lanzamiento de su álbum debut, The Fame (2008), que incluye los sencillos «Just Dance», «Poker Face», «LoveGame» y «Paparazzi». Tras comenzar su gira The Fame Ball Tour, lanzó el EP The Fame Monster (2009), que contiene las canciones «Bad Romance», «Telephone» y «Alejandro». Su siguiente álbum, Born This Way (2011), llegó al primer lugar de varias listas de ventas y contiene sencillos como «Born This Way», «Judas», «The Edge of Glory» y «Yoü and I».​ Tras una lesión en la cadera que la forzó a cancelar la gira, la artista se tomó un descanso y posteriormente lanzó su tercer álbum de estudio, Artpop (2013), que se convirtió en su segundo álbum número uno en Estados Unidos y contiene las canciones «Applause» y «Do What U Want». Su cuarto álbum de estudio fue Cheek to Cheek (2014), un álbum de jazz en colaboración con Tony Bennett que se convirtió en su tercer álbum número uno en Estados Unidos.

 Meses más tarde, publicó su quinto álbum de estudio, Joanne (2016), que incluye el tema «Million Reasons». En 2018, Gaga debutó en el cine en la película A Star Is Born, la cual fue un éxito en crítica y taquilla.

Vía Wikipedia



You’re giving me a million reasons to let you go / You’re giving me a million reasons to quit the show / You’re giving me a million reasons / Give me a million reasons / Giving me a million reasons / About a million reasons

If I had a highway, I would run for the hills / If you could find a driveway / I’d forever be still / But you’re giving me a million reasons / Give me a million reasons / Giving me a million reasons / About a million reasons

I bow down to pray / I try to make the worst seem better / Lord, show me the way / To cut through all his worn out leather / I’ve got a hundred million reasons to walk away / But baby, I just need one good one to stay

Head stuck in a cycle / I look off and I stare / It’s like that I’ve stopped breathing / But completely aware / Because you’re giving me a million reasons / Give me a million reasons / Giving me a million reasons / About a million reasons

And if you say something that you might even mean / It’s hard to even fathom which parts I should believe / Because you’re giving me a million reasons / Give me a million reasons / Giving me a million reasons / About a million reasons

I bow down to pray / I try to make the worst seem better / Lord, show me the way / To cut through all his worn out leather / I’ve got a hundred million reasons to walk away / But baby, I just need one good one to stay

Oh, baby I’m bleeding, bleeding / Stay, hey /Can’t you give me what I’m needing, needing? / Every heartbreak makes it hard to keep the faith / But baby, I just need one good one / Good one, good one, good one, good one, good one

When I bow down to pray / I try to make the worst seem better / Lord, show me the way / To cut through all his worn out leather / I’ve got a hundred million reasons to walk away / But baby, I just need one good one, good one / Tell me that you’ll be the good one, good one / Baby, I just need one good one to stay

TRADUCCIÓN

Me estás dando un millón de razones para dejarte ir / Me estás dando un millón de razones para abandonar el show / Me estás dando un millón de razones / Me das un millón de razones / Me estás dando un millón de razones / cerca de un millón de razones.

Si tuviera una autopista, correría a buscar refugio / Si pudieras encontrar un acceso / me quedaría parada para siempre / Pero me estás dando un millón de razones / Me das un millón de razones / Me estás dando un millón de razones / cerca de un millón de razones.

Yo me inclino para rezar / intento hacer que lo peor parezca mejor / Señor, muéstrame la manera / de rasgar y atravesar todo su desgastado cuero / Tengo un millón de razones para marcharme / pero cariño, solo necesito una buena (razón) para quedarme.

La cabeza atrapada en un bucle / miro a lo lejos y observo / es como si hubiera dejado de respirar / pero de forma totalmente consciente / Porque me estás dando un millón de razones / Me das un millón de razones / Me estás dando un millón de razones,
cerca de un millón de razones.

Y si dices algo que puede que incluso sientas de verdad / es difícil desentrañar qué partes debería creer / Porque me estás dando un millón de razones / Me das un millón de razones / Me estás dando un millón de razones / cerca de un millón de razones.

Yo me inclino para rezar / intento hacer que lo peor parezca mejor / Señor, muéstrame la manera / de rasgar y atravesar todo su desgastado cuero / Tengo un millón de razones para marcharme / pero cariño, solo necesito una buena para quedarme.

Oh, cariño, estoy sangrando, sangrando / Quédate, eh / ¿No puedes darme lo que necesito, necesito? / Cada desengaño hace que sea difícil mantener la fe / pero cielo, solo necesito una buena / una buena, una buena, una buena, una buena.

Cuando me inclino para rezar / intento hacer que lo peor parezca mejor / Señor, muéstrame la manera / de rasgar y atravesar todo su desgastado cuero / Tengo un millón de razones para marcharme / pero cariño, solo necesito una buena, una buena / Dime que tú serás el bueno, el bueno / Cariño, solo necesito una buena para quedarme.

Letras vía letraseningles.es

 

 

 

Mis canciones del año 2018

¡Hola a todos/as! Madre mía, vamos a entrar ya en 2019. Parece que fue hace nada cuando pisábamos 2018 con todas esas ilusiones y esperanzas a cuestas que se llevan cuando entramos en un año nuevo.

Lo cierto es que, si miro hacia atrás parece que no he andado mucho en mi particular camino, pero a veces hay que ponerse la gafas de ver de cerca para darse cuenta de que, no es necesario alcanzar grandes cosas para caminar, que se puede caminar lento pero, aun así, seguir caminando.

Empezaba el año con la vista puesta en las oposiciones a educación primaria que podían darme ese trabajo que tanto ansío desde hace años, prueba que no me dio una plaza pero de la que extraigo excelentes conclusiones y resultados personales.

También lo empezaba con la esperanza de conseguir publicar alguna de mis novelas y ahí siguen, en el cajón de las cosas para hacer. He conseguido el sí de dos editoriales pero sus propuestas no me llegan a convencer, así que he preferido no hacer las cosas a hacerlas de mala manera. Seguiremos luchando.

Tuve, junto a un amigo, mi propio programa de radio, un sueño que tenía desde pequeño, un bonito proyecto en el que aprendí mucho y en el que conocí a gente realmente fantástica. Un gusanillo que se ha quedado ahí y que espero poder volver a despertar algún día.

A pesar de las oposiciones, ha sido un muy buen año en cuanto a la escritura, sobre todo musical. He creado canciones que me encantan y que me animan a querer seguir aprendiendo guitarra, a seguir creando. Canciones que he empezado a subir a mi canal de Youtube y espero seguir subiendo.

Y por último, no me puedo olvidar mi viaje a Viena, porque sí, porque viajar es muy importante para mí, ya sea a 300 o a 3000km, porque me encanta descubrir mundos nuevos y otras culturas, descubrir esos lugares que han formado parte de la historia y otros tantos que para muchos son historia, porque me hace crecer y ser mejor persona, porque son experiencias que si, además, las recorres con grandes personas, se hacen inolvidables.

Bueno, y después de este rollazo con mis miserias y éxitos del año, doy paso, sin más dilación a mis canciones del año. Debo avisar que el orden de las mismas no tiene ningún por qué y que la mayoría de canciones no representan solo a la canción en sí, sino al grupo que la interpreta.

From now on – The Greatest Showman

A principios de año fui al cine a ver esta película de Hugh Jackman y, automáticamente, se convirtió en una de mis películas favoritas del año, más que por la película en si, por sus canciones. Salí del cine cantándolas y me pasé semanas con su banda sonora reproduciéndose en mi Spotify, consciente de que, con el paso de los años, iba a formar parte del imaginario colectivo musical de la historia del cine, tal y como han hecho otras bandas sonoras recientes como Moulin Rouge o Chicago. De todas las canciones me quedo con este From now on, un tema con una intensidad increible que habla de renacer, de darse cuenta de quién ha estado ahí en los momentos importantes, de quién nunca nos ha abandonado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La cerveza – Los flacos (Lena Carrilero y Fran Mariscal)

He de decir que no recuerdo ahora mismo cómo descubrí este temazo. Sé que lo hice en youtube, con el vídeo que tenéis más abajo, pero no sé cómo llegué a él. Sea como sea, este tema tiene un rollazo descomunal y, personalmente, viéndolos simplemente  guitarra y voz, me devuelve a mis años estudiando en Almería en los que me pasaba el día componiendo canciones y los jueves de concierto en salas. Escuchar a este dueto me ha llevado a lo largo del año a descubrir a otros pedazo de artistas que ahora escucho regularmente como El Kanka, El niño de la hipoteca o Muerdo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Solar

Como he dicho en la intro, este año tuve la oportunidad de presentar un programa de radio, por la cual cosa tuve la oportunidad de entrevistar a un montón de artistas y gente interesantísima. En uno de los programas entrevistamos al grupo Solar, banda con la que mi compi de programa y yo aprendimos muchísimo y a la que desconocía por completo y que, puedo decir, ha sido mi descubrimiento del año. Las canciones de Solar tienen mucha magia y te invitan a cerrar los ojos y llenarse de melancolía. Si queréis más sobre ellos, no puedo más que recomendaros la entrada sobre la canción que tenéis más abajo, ese Días de Gloria que nos lleva a la infancia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pren el moment – Els Catarres

Els Catarres siempre han sido uno de mis grupos en catalán predilectos. Los conocía cuando apenas llenaban recintos con 50 personas y ahora es uno de los grupos más escuchados en los países catalanes. He de reconocer que a su penúltimo disco, Big Bang, no le encontré el gancho más que a un par de canciones, pero este 2018 sacaron Tots els meus principis, su último disco, y me volvieron a encandilar con un ritmo más eléctrico y explosivo que al que nos tenían acostumbrados, así que ha vuelto a convertirse en uno de mis grupos que cantan en catalán favoritos junto a Blaumut, Manel, Txarango o Els amics de les arts. Os dejo un temazo llamado Pren el moment, una canción que nos lleva a vivir el momento, a bailar y cantar a pleno pulmón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Million Reasons – Lady Gaga

¿Qué decir de Lady Gaga que no se haya dicho nada? No lo sé, la verdad. Lo cierto es que no es una artista que yo escuche constantemente porque tiene canciones más “discotequeras” que otra cosa, pero no por ello tengo que dejar de reconocer que es una de las voces más espectaculares que existen en el panorama musical actual y que solo con su presencia es capaz de llenar un escenario. Existen ciertas canciones de ella que me encantan y esta es una de ellas, magia en estado puro, estremecimiento en la piel y lágrimas en las pupilas. Tengo la costumbre de escucharla a todo volumen y cada vez que lo hago me deja totalmente noqueado, y este año lo he hecho más que nunca. Os dejo una versión en directo para que aprecéis aún mejor si cabe lo fantástica que es.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sargento de hierro – Morgan

Este 2018 ha sido el año en el que de verdad me he enganchado de verdad a Morgan. Los conozco desde hace un par de años, desde que sacaron su primer álbum, North, pero me había quedado solo con un par de canciones y no había indagado más en ellas. Pero este año, a raíz del lanzamiento de su segundo largo, Air, los he ido escuchando más y más. La voz de su cantante, Nina, te llega totalmente al alma y el grupo en si te envuelve en una aurea melancólica, además de, en muchos temas, llevarte a los inicios del rock más puro de los años 60. Una verdadera bocanada de aire fresco para el pop-rock de nuestro país, totalmente diferente a lo que se está  haciendo recientemente tanto en el mundo mainstream como en el alternativo.

 

 

 

 

 

 

Mess is mine – Vance Joy

Este año 2018 he escuchado bastante pop rock en inglés. He puesto en la lista a Vance Joy como representación pero podría haber puesto perfectamente a Bastille, Mumford & Sons, Kodaline, Band of Horses o The Lumminers, grupos que se pueden enmarcar dentro de un mismo estilo y que, a decir verdad, me transmiten grandes dosis de vitalidad, épica y energía. Canciones perfectas para transportarte con la música a otro ambiente, para llenar de color hasta los días más oscuros.

 

 

 

 

Cartas de navegación – Shinova

Shinova es uno de mis grupos del momento, y en 2018, con su último disco Cartas de navegación, lo he confirmado. Los descubrí allá por 2016, gracias a que Spotify incluyó su temazo Volver en una de sus listas. Estuve un tiempo escuchando solo esa canción y cuando me decidí a escuchar el resto de sus canciones ya no me pude desenganchar. Shinova son épica, vitalidad, energía, sonoridad en sus canciones. Su penúltimo disco, Volver, me gustó tanto que incluso me lo compré, así que cuando este año salió Cartas de navegación, su nuevo disco, me lancé rápidamente a escucharlo. He de confesar que tardé bastante en pillarle el punto, pero ya se sabe que la música son momentos y siempre hay que dar segundas oportunidades. Mereció la pena. Cartas de navegación es, actualmente, uno de mis discos favoritos y lo escucho día tras día. Lo único que me queda es verlos en directo, lo cual estoy deseando hacer este próximo 2019.

 

Aún respira – Nunatak

Con Nunatak me pasa algo parecido a Shinova. Según Spotify, es el grupo al que más he escuchado este año y, probablemente, sea verdad. Descubrí a este grupo hace un par de años, cuando un amigo me recomendó su temazo La primera luz, un temazo de su disco Nunatak y el pulso infinito lleno de intensidad y épica. De primeras no me impactó mucho ni la canción ni el grupo pero poco a poco le fui cogiendo el gusto. Ha sido este 2018, con el lanzamiento de su último disco, Nunatak y el tiempo de los valientes, cuando definitivamente se han hecho conmigo. Lo encuentro un disco casi redondo, con canciones repletas de fuerza, magia y energía que te dan un revés desde el primer momento en que las escuchas. Al igual que me pasa con Shinova, lo único que me queda con Nunatak es verlos en directo, cosa que estoy deseando hacer.

Consejo de sabios – Vetusta Morla

Bien. Hace casi diez años que conozco a Vetusta Morla y casi diez son los años que he tardado en verlos en directo, cosa que, al fin, ha sucedido este 2018, en el que puedo definir mi concierto del año. Llevaba tiempo buscando fecha y lugar para asistir a uno de sus conciertos pero por unas cosas o por otras, lo había ido postergando. Cuando una amiga y yo vimos que el grupo actuaba casi al lado de casa no lo dudamos, nos lanzamos a comprar las entradas y esperamos. Y mereció la pena. El concierto fue un continuo sinfin de emociones, intensidad, fuerza. Me pasé las dos horas con los vellos de punta y un nudo en la garganta, Pucho y los suyos hicieron magia y las lágrimas estuvieron al borde de salir en canciones como Los días raros, Copenhague o esta que os traigo. Fue un concierto más de piel que de oído, de esos que se recuerdan toda la vida. Respecto a esta canción, poco más os puedo decir que lo que ya dije en la Mi canción de hoy que le dedique, así que os invito a que la leáis aquí.

Bonus track

Tal y como hice en Mis canciones del año 2015 voy a sacar a la luz de forma totalmente aleatoria 10 canciones que tenga en el movil, de manera que no hay trampa ni cartón ni postureo a la hora de mostraros la música que escucho. Le doy al aleatorio y las diez primeras canciones que salen son…

Romper el cielo – Nunatak

Arte moderno – Izal

Correfoc – Zoo

Bella’s Lullaby – Twilight Soundtrack

Fuego cruzado – Solar

Maldita dulzura – Vetusta Morla

La vida sigue igual – Julio Iglesias

Agua – Jarabe de palo

Desastre – Full

Corazón de mimbre – Marea

Bien, la verdad es que no me puedo quejar de lo que ha salido, ni siquiera de ese La vida sigue igual, pues, al final, también hay que valorar la buena música que se ha hecho en este país los últimos 50 años.

Con esto me despido. Espero, con total sinceridad, que este próximo 2019 os traiga un montón de felicidad, que sigáis construyendo vuestro camino, que no paréis, que, aunque la piedra sea pequeña, todo cuenta y todo vale. Espero que leáis mucho, que escuchéis mucha y buena música y que me lo contéis, aquí espero estar yo leyendo lo que me contéis.

¡Feliz año nuevo!