La chica de las mariposas

MARIPOSAS-cubierta-finalOs presento mi primera novela: La chica de las mariposas.

Sinopsis

Vic se muda a Madrid dispuesto a ser feliz haciendo lo que realmente le gusta, el único modo en el que cree que se debe vivir.

Ara coge cada noche su guitarra y canta sus canciones de concierto en concierto; la música lo es todo para ella y solo se entiende a sí misma cuando suenan unos acordes.

De Logroño o de su pasado, ambos buscan huir.

La vida puede ser un ascenso infinito y una caída libre, dos personas que conectan sin querer o un remedio inesperado a lo inevitable.

La vida puede ser un «para siempre» o solamente «1996».


Mi primera novela publicada, qué fácil es escribirlo y qué difícil ha sido llegar hasta aquí. Quien lleve por este blog un tiempo, sabrá que uno de mis sueños desde hace años ha sido el de publicar una novela. Llevo escribiendo novelas (o intento de novelas) desde los quince años. Empecé con una historieta horriblemente escrita sobre un vampiro que quería conquistar el mundo en la cual no había imaginación ninguna. La historia imitaba una novela sobre zombies que había leído en el instituto, los nombres de los personajes eran de personas de mi alrededor y la corrección gramatical y ortográfica brillaba por su ausencia..

Pero por algo se empieza. Descubrí que aquello me gustaba y me entretenía muchísimo. Coincidió con la época en que me bebía los libros de Harry Potter y la literatura me empezaba a gustar, así que poco a poco fui mejorando y mi campo de visión se fue ampliando.

Han pasado doce años y en medio hay 4 novelas más. Y diréis: ¿dónde están? En un rincón olvidado de mi ordenador, por supuesto. Las novelas que he escrito a lo largo de estos años me han servido para mejorar muchísimo, pero soy consciente de que no son buenas o, al menos, no tienen el estándar de cálidad que yo mismo me quiero imponer para que vean la luz. No quiero publicar cualquier cosa porque el fin no es publicar en sí, el fin es crear algo que, primero, me emocione a mí y, luego, emocione a los demás, que un producto que lleva mi nombre sea de calidad, al menos bajo mi punto de vista.

¿Cómo sucedió?

La chica de las mariposas es la primera novela con la que acabé totalmente satisfecho y con la que, por fin, me vi con fuerzas para intentar publicarla. La veía como el final del camino de todos los años que había dedicado a este blog, de todo lo que me había dejado en él. Las demás novelas eran yo contando cosas, narrando. Esta soy yo exprimiéndome al máximo. Quizá por eso tardé tres años en escribirla. Por eso o por que siempre voy con mil cosas a la vez.

La envié a varias editoriales y ni siquiera recibí un “no” por respuesta, cosa que dice mucho más de ellas que de mi novela. Me parecía un desperdicio que no fuera a publicarse, pues me creía que era lo mejor que había escrito nunca y que realmente merecía la pena que la gente la leyese, pero mi ánimo y las posibilidades que tenía de hacerlo iban remitiendo.

Y entonces pasó. Estaba con unos amigos de viaje en Viena y uno me pasó un tweet en el que una chica (la que sería mi editora) buscaba gente a la que le gustara escribir. ¿Qué podía perder? Nada, claro, así que me interesé y resultó ser una nueva editorial que buscaba novelas que publicar.

He de decir que, vistos mis resultados anteriores, envié la novela más por inercia que por esperanza. Al final, el vacío que me habían hecho las otras editoriales iba dejando huella en mi ánimo y ya estaba pensando más en qué iba a ser lo siguiente que iba a escribir que en seguir enviando el manuscrito a alguna parte.

Y pasó. EL MAIL, en mayúsculas, diciéndome que la novela había gustado y que estaban interesados en publicarlo. Suspiro, suspiro, corazón a mil, grito ahogado y… cautela. Antes he mentido, hubo editoriales que sí me contestaron para decirme que les interesaba mi novela, pero cuál era mi sorpresa cuando me decían que tenía que pagar yo por imprimir los ejemplares, distribución o publicidad de la misma o que ni siquiera iban a corregirla. Pocas cosas me enfurecían tanto, porque si tanto confiaban en mi novela, si tanto les había gustado como decían, ¿por qué no apostar al todo por ella? Me cabrea la gente que se quiere aprovechar de la ilusión de la gente.

Una vez revisadas las condiciones me di cuenta de que no, que esta vez iba en serio, iban a apostar por mi novela como yo siempre había querido y, desde el principio, tuve la intuición de que se iba a hacer un buen trabajo, que la iban a cuidar y mimar, cosa que, realmente, era lo único que yo quería. No había pasado yo tres años de mi vida escribiendo como para que, ni siquiera, fuera corregida, como me ofrecían en otros lares. Publicar sí, pero no a cualquier precio, no en mi nombre.

El proceso

A partir de aquí nos pusimos a trabajar. Se envió la novela a una Sensitive Reader porque la novela trata algunos temas complicados y, junto a la editora, me marcaron las directrices que, bajo su punto de vista (que también sería el mío) harían la novela mejor. Y es que ese es el proceso de edición que, realmente, debería haber siempre. Yo ya sé maquetar una novela, para hacer eso me autoedito, lo realmente importante es que mejoren tu novela, que te aconsejen en el proceso y llegue de la mejor manera al lector.

Eso hicimos durante meses, trabajamos codo con codo observando fallos y virtudes, corrigiendo aquello que no cuadraba y haciendo la novela más leíble. Y es que al final, por mucho que tú leas y leas, nunca llegarás a ser tan objetivo como una persona ajena a ti.

Y la portada, tema aparte. La editora y yo coincidimos desde el principio en lo que queríamos (en realidad, coincidimos en casi todo lo relativo a la novela, suerte inmejorable) y, una vez le comenté a la ilustradora la idea de Ara que tenía en mente, la supo plasmar a la perfección sobre el papel. Yo tenía una idea, pero ella la mejoró, dibujando una imagen mucho más nítida que la que yo tenía en la mente.

Realmente, todo este proceso fue agotador, pero necesario para que la novela llegara al lector tal cual la queríamos, para que estuviéramos orgullosos de ella.

El resultado

Y lo estamos. Creo que La chica de las mariposas es una buena novela, con sus virtudes y defectos, pero una buena historia, al fin y al cabo. Creo que, dentro del mar de historias que se publican cada año, esta se desmarca e intenta ser diferente. Al menos lo hemos intentado. Por mi parte, no quería hacer algo olvidable, una novela que, cuando la acabaras, la miraras con indiferencia y la dejaras en un rincón olvidado de tu estantería, sino algo que te hiciera pensar, reflexionar y, sobretodo, sentir. Porque, al final, los libros están hechos para hacernos sentir emociones, creo que es lo más importante.

De momento, en general, la novela está gustando. Siempre quedará alguna opinión que me haga decaer el ánimo porque, es una mierda pero, queramos o no, siempre nos afecta más lo negativo que lo positivo, aunque lo primero sea un mínimo porcentaje. Al final me tengo que quedar con lo positivo, gente con la que no había hablado en la vida diciéndome que ha llorado con la novela, que mi trabajo de tres años se lo han ventilado en dos días porque les encanta cómo está escrita, que es distinta, que emociona, que a ver si hay segunda parte.

Y, si me paro un momento a pensarlo, es maravillosa la reacción que está habiendo, el apoyo que he encontrado en familia, amigos o, incluso, personas que ni conozco. Me parece algo tan irreal lo que está sucediendo que, creo, no acabo de asimilarlo. Quizá sea con el paso del tiempo, cuando eche la vista hacia atrás cuando me dé cuenta de que… hostias, con perdón, he publicado un libro.

¿Y ahora qué?

Ahora seguir escribiendo, pues esto no es más que el principio. Quiero seguir mejorando, porque soy consciente de mis fallos y errores, quiero seguir dándole forma a historias que tengo en mi cabeza, reflexiones a las que quiero dar salida. Quiero sorprender y escribir historias diferentes, desmarcarme y crear mi propio sello, dejar huella con lo que hago, seguir haciendo lo que más me gusta.

Porque, al final, creo que eso es lo que busca todo ser humano: estar en el que considera su lugar en el mundo.


Compra la novela en la web de la editorial: http://roomiediciones.com

Mi año 2014

2014 fue el año en que vi por primera vez a mi cantautor favorito, Andrés Suárez, capaz de erizarme la piel y de vivir una noche única con su voz y sus canciones.

2014 fue el año en que terminé Un sueño de ti y empecé 1997, mil y una noches de insomnio. Dos libros que me llevan a pensar que mi sueño de publicar algún día no es irrealizable y que voy por el camino correcto.

2014 fue el año de mi graduación como maestro de educación primaria, de dar carpetazo a una gran etapa de mi vida que me ha dado mucho y muchos, de despedidas y de entender esa frase que dice que la universidad es una de las mejores etapas que uno puede vivir.

2014 fue el año en que por primera vez salí fuera de España, un viaje inolvidable en el que hasta los momentos menos buenos fueron grandes y dejaron esa cosita inexplicable clavada bien adentro que te hace sacar la sonrisila cada vez que los recuerdas.

2014 fue el año en el que por primera vez me perdí las fiestas de mi pueblo y comprendí aquella frase de que nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes, perdí estar con mi gente y yo sin darme cuenta de hasta qué punto eso me podía matar. Habrá quien no lo entienda, pero los momentos que uno pasa esa semana son inenarrables.

2014 fue el año en el que de la noche a la mañana tuve que hacer las maletas e irme a vivir a otra ciudad, la cuarta en mi existencia, el año en el que de la noche a la mañana vi cambiar mi mundo de forma tan radical que apenas me di cuenta de lo que había pasado. Cuando lo hice, ya era demasiado tarde.

2014 fue el año en el que pasé dos meses deseando que no llegara el fin de semana porque ello conllevaba gritos, mal humor y fundirme en un estado tan bajo que me era imposible salir de allí, el año en el que entendí que uno nunca debería trabajar en algo que no le guste sino en algo que le fascine, solo así será capaz de ser productivo.

2014 fue el año en el que por primera vez me echaron de un trabajo y me llevaron a pensar que no servía para nada, el año en el que entendí cómo un duro momento puede marcar tu existencia para bien o para mal. Aunque ello me ha llevado a encontrar otro trabajo que me permite estudiar, ya que el gobierno no me da ninguna ayuda por creer que tengo mucho, cuando en realidad no tengo nada.

2014 fue el año en que empecé un Máster en sexología que, aunque me llenará de duros momentos 2015, sé que en un futuro solo me dará satisfacciones.

2014 fue el año en el que más eché de menos todo lo que tengo y, sobretodo, todo lo que he sido y soy, en el que me di cuenta de todo lo valioso que tengo y todo lo que merece la pena.

2014 es un año repleto de cosas que me guardo para mí, cosas que no lo definen como bueno o como malo pero que le dan pinceladas hacia un lado o hacia otro.

2014 ha sido, en definitiva, un año trampa, porque hay malos momentos que empañan todo lo bueno, mucho, muchísimo, que me hubiera llevado de él. Pero yo, como siempre, me quedaré con los buenos momentos, sobretodos con dos: esa despedida a los 4 años de carrera, que aunque parece un momento malo, yo lo recordaré con nostalgia, cariño y emoción; y ese viaje a Suiza que, desde la distancia, se ve lleno de momentazos que recordaremos siempre. Para el blog, ha sido un año con relatos, creo, de buena calidad, con esa nueva sección de música que tanto me llena, con más visitas por vuestra parte y con comentarios que me hacen querer seguir y no dejar esto nunca aunque tenga que buscar el tiempo debajo de las piedras.

Solo espero que 2015 sea un gran año, repleto de momentos inolvidables y que la nueva vida que se avecina en julio no me depare un cambio tan radical como el de este año. Bueno, me he hecho mayor a la fuerza, y eso también tiene sus cosas buenas.

En fin, os deseo un feliz 2015!

PD: Estaré encantado de saber cómo os ha ido a vosotros el año, ¿Bien? ¿Mal? ¿Qué habéis hecho? ¿Qué cosas os han pasado? ¿Qué esperáis para el 2015?

Premios, premios everywhere :)

¡Hola!

Durante esta semana y la pasada me han llegado dos nominaciones de dos premios que se dan entre el mundillo este de la blogosfera. Y yo, claro, encantado. Da gusto ver que las visitas y seguidores van aumentando poco a poco, pero realmente cuando se te queda la sonrisilla en los labios es cuando alguien te comenta o, como en esta ocasión, te da un premio aunque no sea algo oficial o de prestigio.

Vayamos por partes.

Por un lado, Sara, del blog Libélulas en la piel, que por supuesto os invito a leer y seguir

Por otro, Julia, del blog Julia Ojidos, blog con cositas súper interesantes y al que no perdéis nada por pasaros un ratillo.

Las dos me han nominado a los premios Bloggywog Chrispmouse Cracking, cuyas normas son las siguientes:

1. Mostrar el premio en su blog.

2. Anuncia tu premio con una entrada y agradece al blogger que te nominó.

3. Nominar a 15 blogs.

4. Poner un enlace a los blogs nominados y comunicárselo con un comentario.

5. Comentar 7 cosas sobre ti.

Bien, pues aquí tenéis los blogs que nomino. Creo que me he pasado en uno pero bueno, son los que realmente sigo habitualmente y no quería dejarme ninguno. Los blogs son todo amor y arcoiris, así que si no sabéis que hacer seguro que dejándoos caer por ellos pasáis un buen rato.

Baul del castillo

El planeta de Sergio

Garabato olvidado

Puto loco jodiendo el coco

El rincón de Luna

Nudos narrativos

Tot el que t’estimes

¿Donde has estado todo este tiempo? 

La devoradora de libros

A la sombra de los sauces

Atrapadas entre historias

El tarro de las ideas

Pemberley Cup and cakes

Na sua la

The juju hat

Formulas y dreams

Y por último los más difícil, mis 7 cosas sobre mí:

1. Adoro viajar aunque no haya tenido muchas oportunidades de hacerlo, y si es por carretera mejor. Algo tan simple como observar el paisaje por la ventana y dejarme llevar por mis pensamientos me encanta.

2. Probablemente me pase 23 horas del día subido en una nube, simplemente imaginando cosas, pensando en cosas sin importancia, maquinando mi futuro, recordando mi pasado y tantas y tantas cosas que son innumerables.

3. Mirarme en un espejo, eso sí es un vicio. Lo hago tantas veces que ni las cuento. Y normalmente no encuentro cambio alguno entre una vez y otra pero… es lo que hay. Probablemente esto vaya unido al vicio por la ropa que estoy adquiriendo últimamente XD

4. Me paso el día escuchando música. Siempre llevo el móvil y auriculares conmigo y si estoy solo, cojo el pc y pongo el volumen al máximo para disfrutar todo. Probablemente no podría vivir sin música, la tendría que inventar.

5. No me importa estar solo. Es más, algunas veces lo necesito. Sentarme tranquilamente y perderme entre pensamientos. O simplemente escribir un poco, tocar la guitarra… cualquier cosa que implique dejarme llevar.

6. No creo en Dios pero sí en una fuerza, karma, universo o llamadlo como queráis, algo que nos es ajeno.

7. Odio que alguien consiga algo por lo que no ha trabajado o creo que no merece. El refrán “unos nacen con estrella y otros estrellados” me parece la mayor jdcibhcb de la hsitoria.

Y hasta aquí llego. Volver a dar las gracias a Sara y a Julia, invitaros nuevamente a que os paséis por sus blogs y, a quien me lee simplemente decirte que gracias por estar ahí, que cada vez que me lees me subes la moral y que espero no decepcionarte nunca 😉

¡Saludos!

 

 

 

Mi 2014

Hola! Llevamos 10 días y 2 relatos en 2014  y aún no os había deseado lo mejor para este año. Supongo que nunca es tarde, ¿no? 😉

Este año creo que va a ser un punto de inflexión para mí y pienso que también para el blog.

Por una parte parte para mí porque este año voy a terminar la universidad y supongo que será momento de decidir cosas, cosas que definirán mi futuro cercano, qué hacer y que no, quizá cumplir deseos o no sé… faltan seis meses y creo que hasta el quinto y tres semanas no tendré nada claro de lo que voy a hacer después. Además no queda mucho para que termine mi libro Un sueño de ti, libro cuyo resultado me está encantando y en el que tengo puestas muchas esperanzas. Ojalá… bueno no quiero decir nada, es tan difícil abrirse camino en el mundillo literario que no es bueno hacerse ilusiones, así que de momento seguiré trabajando.

Por otra parte, para el blog creo que también será año de cambios. Vosotros no dejáis de animarme y apoyarme con vuestros comentarios, likes y visitas, especialmente desde hace unos meses esto no deja de crecer y tengo que dar las gracias. Por eso me sabe un poco mal el poco contenido que ofrezco, a razón de un relato semanal, más o menos. Quienes sigan este blog desde hace tiempo sabrán que antes escribía dos o tres relatos semanales pero llegó un momento en que me saturé, además de notar que la calidad de los relatos había bajado bastante. Por eso no escribo más, porque no se si podría ofrecer tantos relatos con la calidad que os merecéis.

Tengo tantas cosas en la cabeza… No sé realmente si intentar escribir más relatos a la semana y lo que menos sé es si ofrecer algún tipo de contenido que no sean relatos para que cada vez que os paséis por aquí haya algo nuevo. He estado pensando en hablar sobre música, otra de mis grandes pasiones, he estado pensando en hacer reseñas de los libros que leo, en grabar los vídeos de las canciones que tenéis en el apartado del mismo nombre, en intentar entrevistar a escritores, en subir por capítulos los libros que tengo escritos…

Muchas cosas, sí, incluso hasta estoy pensando en pasarme de wordpress a blogger porque quizá necesite hacer la imagen del blog más personalizada, más mía. Estoy pensando registrar ya por fin el dominio Relatos del baúl y olvidarnos de la dirección web tan larga.

Así que no sé… Estaría bien que me dieseis vuestra opinión, saber si os gusta el camino que sigo o en cambio os gustaría ver algunas cosas nuevas.

Y deciros que me encanta que estéis aquí, que os guste lo que hago y que me deis vuestro apoyo. Os deseo lo mejor para este año y que esto no acabe nunca.

¡Saludos! 🙂

 

Liebster award

Hace un par de semanas recibí una agradable sorpresa, agradable o fantástica o increíble o no sé… no sé qué adjetivo podría definirlo. El caso es que el blog The yellow Labyrinth me ha concedido el premio Liebster award y yo, por supuesto, encantado. Me ha hecho muchísima ilusión porque llevo cuatro años escribiendo aquí y mola que una vez más alguien reconozca el trabajo que hago, no es fácil hacer cada semana un relato que me guste lo suficiente como para subirlo. De momento creo que lo estoy consiguiendo y espero seguir pudiendo seguir así mucho tiempo más 🙂

Bien, os explico un poco, que me lío:

El Liebster award es un premio que se da entre blogueros y tiene una dinámica bastante característica, hay que realizar unos determinados pasos para poder aceptarlo:

  • Agradecer el premio a la persona que te lo concedió. En este caso se lo agradezco a Sara España, cuyo blog, el ya mencionado The yellow Labyrinth, a mí por lo menos me ha gustado mucho, así que no perdéis nada echándole un vistazo.
  • Seguir el blog de la persona que te premia. 
  • Otorgar el premio a 11 blogs de nueva creación o con un máximo de 200 seguidores e informarles de la nominación. He de reconocer que la mayoría de blogs que conocía y seguía eran seguidos por miles de personas más, son lo que se puede decir blogs mayoritarios. Así que este premio me ha venido muy muy bien para darme una vuelta por el mundillo bloguero y conocer un montón de blogs recomendadísimos que no conocía. Ojalá el premio no fuera tan estricto en cuanto a poder nominar. Bien, ahí van mis nominaciones:

Baul del castillo

El planeta de Sergio

Garabato olvidado

Puto loco jodiendo el coco

El rincón de Luna

Nudos narrativos

Tot el que t’estimes

¿Donde has estado todo este tiempo? 

La devoradora de libros

A la sombra de los sauces

Atrapadas entre historias

  • Contestar a unas sencillas preguntas. Al aceptar el premio debes contestar 11 preguntas que te deja la persona que te nomina. Estas son las que me dejó Sara España (The yellow Labyrinth):

¿Cómo defines tu blog?

Mi blog es un espacio donde dejo llevar los sentimientos, donde puedo quitarme el mono de escribir algo a corto plazo y donde espero que la gente que entra se deje llevar también por su corazón. Durante el día nos pasan tantas cosas sin importancia que muchas veces olvidamos aquello que siempre deberíamos tener en cuenta. 

¿Cuál es tu entrada favorita?

Probablemente el relato Sueños cumplidos y realmente no sé por qué. Supongo que porque lo que transmite me gusta mucho. La etapa universitaria, ese amor de juventud, ese amor que nunca se olvida, el reencuentro, la demostración de que por mucho que pase el tiempo los sentimientos siempre quedan en alguna parte…

¿Qué tres blogs no te perderías nunca?

Voy a aprovechar para recomendar otros tres blogs. El primero lo descubrí buscando cosillas después de recibir este premio y los otros dos los llevo siguiendo desde hace bastante tiempo. Los tres los consideraría imprescindibles: Primavera en bicicleta, Mi canción de hoy y Crónicas salemitas

¿Qué has aprendido como blogger?

Que las cosas bien hechas siempre tienen un resultado positivo. El feedback que recibo con el blog es maravilloso y sé que la gente no se queda indiferente con lo que hago, así que me llena ese puntillo de bienestar que hace que cada vez que publico tenga una sonrisa en la cara. 

¿Crees que tu blog es una imagen de ti?

A pesar de que los relatos no versen sobre mí (sería abrirme demasiado al mundo), es inevitable dejar en ellos una especie de marca personal. Algo que me haya pasado, algún sentimiento, pensamiento… Mi imaginación no da para hablar sobre temas que no me afecten. Así que sí, supongo que, de una u otra manera, mi blog es una imagen de mí. 

¿Un libro imprescindible sería?

La sombra del viento, de Carlos Ruíz Zafón. Siempre, siempre, siempre. Me encantó este libro desde la primera vez que lo leí y supe que su historia iba a venir conmigo. Me gusta especialmente la magia que desprende, Ruíz Zafón sabe llevarte dentro de la historia y volar junto a ella hasta mil rincones. 

¿Por qué creaste el blog?

Hace unos 6 o 7 años, en cuarto de la ESO, una profesora nos mandó como actividad inventar un microrrelato para la asignatura de Lengua valenciana. Me gustó el tema y poco tiempo después creé un blog con ese relato como punto de partida (blog que ni recuerdo cómo se llamaba). Hace cuatro años, navegando por internet, sin nada que hacer, recordé ese relato y el blog que había creado. Entonces pensé… ¿Por qué no empezar de nuevo? Y así fue. Empecé este blog y aquí estoy. Quizá algún día busque aquel blog y suba aquel primer relato, horrible por cierto.

¿Dónde encuentras inspiración para el blog?

Normalmente me pongo frente a la pantalla y me dejo llevar por lo que me vaya saliendo. Si no… pienso en mí, en la gente que tengo alrededor, en cosas que voy viendo en internet, en novelas que leo o música que escucho e intento rebuscar en los sentimientos, reflexiones e historias que puedo encontrar a raíz de ello.

¿Has pensado alguna vez en dejar el blog o cambiar el enfoque?

Mis lectores asiduos sabrán perfectamente que lo he dejado un par de veces, más que nada por agotamiento y porque llegó un momento en que el blog tomó un rumbo muy personal. El enfoque siempre seguirá siendo el mismo, aunque estoy pensando en cosillas que puedo añadir para poder crear más contenido, siempre, eso sí, tomando como base la literatura, la reflexión y los sentimientos.

¿Qué consejo darías a quien fuese a abrir un blog?

Que piense bien si puede aportar algo diferente a lo que ya hay por ahí. Hay muchísimos blogs que son meros clones unos de otros y que realmente no aportan nada a los lectores. Se puede ser original aunque se hable de un mismo tema o se esté haciendo lo mismo. Además, les diría que piensen bien si van a ser constantes, si van a poder mantener el blog. La red está repleta de blogs vacíos que, curiosamente, se posicionan bien en google, lo cual me da una rabia bastante grande.

¿Qué crees que aportas a tus lectores?

Creo que ya lo he dicho. Esa mirada hacia los sentimientos que es necesaria para todo ser humano; ese hacerse mirar a uno mismo, lo cual no hacemos a menudo y es vital para conocerse bien y tomar los caminos adecuados; ese hacer saltar la chispa que hay dentro y sentir cosas a través de la literatura; esa abstracción, aunque sea unos minutos, de la vida que llevan, sea ésta buena o mala. Eso es lo que creo que aporto, aunque estaría bien que alguien me dijera realmente por qué entra en este blog 🙂

  • Crear 11 preguntas que responderán los ganadores si aceptan el premio. Estas preguntas pueden ser las mismas que te han hecho a ti o puedes inventarte nuevas, cada uno puede hacer lo que quiera. Mis preguntas son estas:
    1. ¿Por qué decidiste crear el blog?
    2. ¿Cuál es tu próximo reto a corto/medio plazo?
    3. Cuáles son las tres palabras que definirían tu personalidad?
    4. ¿Qué crees que aportas a las personas que tienes alrededor?
    5. ¿Un libro, una película y una canción?
    6. ¿Un blog, una cuenta de twitter y una cuenta de youtube?
    7. ¿Qué cambiarías de ti mismo/a?
    8. Si pudieras viajar en el tiempo, ¿a qué época te gustaría ir?
    9. ¿Cuáles son esas cosas que nunca podrías dejar de hacer en tu tiempo libre?
    10. ¿Cómo imaginas el cielo y el infierno?
    11. ¿Y tu proyecto en la vida es…?

Bien, pues solo me queda dar gracias una vez más y recomendaros de nuevo que visitéis los blogs a los que he nominado, porque realmente merecen la pena. Y que espero que me queden muchos y muchos años aquí, aunque tenga mil cosas que hacer, aunque no sepa dónde estaré en un año, en dos o en tres, o aunque mis proyectos se hagan realidad.

Saludos!